www.melillahoy.es

BALONCESTO - ADECCO ORO

El entrenador del decano, pese a la derrota, se mostró “muy orgulloso” de sus jugadores (Foto: CMB)
El entrenador del decano, pese a la derrota, se mostró “muy orgulloso” de sus jugadores (Foto: CMB)

Alejandro Alcoba: “El equipo dio la cara ante un grandísimo rival como Burgos”

El técnico del Melilla Baloncesto quiso felicitar a su equipo por el trabajo realizado, a pesar de no haber conseguido el triunfo ante el Ford Burgos

sábado 28 de marzo de 2015, 18:51h
Una derrota que para el míster melillense se debió, en gran medida, a la falta de acierto que tuvieron sus jugadores durante buena parte del encuentro del pasado viernes.
Alejandro Alcoba analizó, en rueda de prensa, el encuentro del pasado viernes, calificándolo de “muy bonito y disputado”, y en el que cree que los suyos “dieron la cara ante un grandísimo equipo”. Por ello, se mostró “muy orgulloso” de sus jugadores, tanto por “el trabajo como por la entrega”. También quiso darle gracias a la afición porque “nos apoyó hasta el final en busca de una victoria que no pudo llegar”.

Centrándonos cuarto por cuarto, el técnico del Melilla Baloncesto cree que en el primero sus pupilos salieron “un poco blandos y haciendo las cosas que no queríamos hacer, especialmente permitiendo los rebotes ofensivos de Burgos y perdiendo algunos balones en ataque. Un situación que ellos aprovecharon para irse con ventaja al final de este acto”, aseguró.

En cuanto al segundo, Alcoba indició en que corrigieron los fallos. “Solo nos cogieron dos rebotes ofensivos y ello unido a nuestro acierto en ataque, especialmente por parte de Butterfield, nos permitió irnos al descanso con una desventaja de solamente cuatro puntos”.

Tras el descanso, el equipo melillense, en opinión del entrenador del decano, “entró con ganas de revertir la situación. Estuvimos muy intensos en defensa y supimos leer muy bien las situaciones de ataque, pero la falta de acierto marcó el desenlace del partido. Fallamos muchas situaciones de poste bajo y lanzamientos triples liberados”. Con el marcador igualado, explicaba que el Ford Burgos rompió el choque a falta de dos minutos para el final de tercer cuarto y se situó diez puntos arriba.

Así que el último cuarto fue “un querer y no poder, sobre todo por nuestro bajo acierto en el tiro”, recalcó.

Por último, Alcoba se congratulaba de que los burgaleses sufrieran para ganarles. “Eso era algo que yo quería y le había pedido al equipo”.