www.melillahoy.es
El antiguo edificio de Correos y Telégrafos, ubicado en la calle Pablo Vallescá, en pleno centro (Foto: Guerrero)
El antiguo edificio de Correos y Telégrafos, ubicado en la calle Pablo Vallescá, en pleno centro (Foto: Guerrero)

La Ciudad comprará el antiguo edificio de Correos para destinarlo a uso universitario

La Asamblea acordó ayer esta operación, por la que la Administración local desembolsará 3.099.000 euros, además de la rehabilitación, que podría suponer otro millón y medio de euros más

martes 31 de marzo de 2015, 22:09h
La Asamblea de Melilla acordó ayer con los únicos votos del PP la adquisición del antiguo edificio donde se ubicaba la oficina de Correos y Telégrafos en la ciudad, un inmueble ubicado en la calle Pablo Vallescá, en pleno centro urbano, que tiene 76 años de antigüedad y que será destinado para uso universitario. Concretamente, para albergar las titulaciones de Enfermería y Fisioterapia, lo que permitirá cumplir una vieja aspiración del Gobierno de Imbroda, que lleva desde 2012 negociando con Correos para comprar este edificio. La Ciudad Autónoma desembolsará 3.099.000 euros, que es la cuantía por la que el inmueble fue valorado por los técnicos municipales. A ello habrá que añadir la rehabilitación, que podría suponer otro millón y medio de euros más.
La compra del edificio fue el asunto que más debate generó durante el pleno extraordinario celebrado ayer en la Asamblea, donde la oposición pidió sin éxito que se quedara sobre la mesa debido a la importante inversión que va a requerir. Los tres grupos coincidieron en que una decisión de este calibre debería corresponder al próximo Gobierno que se forme tras la celebración de las elecciones autónomas del 24 de mayo y no por el actual a falta de dos meses para que termine la legislatura.

Sin embargo, el consejero de Fomento, Miguel Marín, defendió esta operación inmobiliaria, ya que según dijo, es “rentable” para las arcas melillenses incluso si se echara abajo el edificio porque el valor del suelo es de 3,3 millones de euros. Además, destacó el precio ventajoso que ha obtenido el Ejecutivo local gracias a una “buena negociación” con los responsables de Correos, que “no bajaban” del precio que habían establecido, 3.786.000 euros.

La oferta inicial que había presentado la Ciudad Autónoma era de 2,4 millones para seguir “una estrategia de negociación”, pero con la idea de llegar a los 3.099.000 euros que habían estipulado los técnicos en los informes como el precio real del inmueble. Finalmente esa es la cantidad que desembolsará la Administración local, de modo que el Gobierno “ha ahorrado” a los melillenses 700.000 euros, lo que supone un 20%.

La rehabilitación
Otro de los ejes del debate estuvo centrado en el estado del edificio, ya que el diputado socialista Dionisio Muñoz advirtió de que en un informe de 2004 se reflejaba que sufría aluminosis y algunos desprendimientos y que tiene un año más de los 75 años de vida útil. El consejero de Fomento desmintió que el edificio tenga aluminosis, una patología que es propia de las construcciones de los años 60 y 70 y no de inmuebles de los 40, como es el caso de este edificio, cuyas deficiencias, reflejadas en un informe del pasado mes de marzo, se deben a la oxidación de tramos de nervios y el escaso recubrimiento de hormigón en las armaduras, motivadas por humedades puntuales y localizadas.
“Su preocupación por el estado estructural del edificio debe desaparecer”, dijo Marín, partidario de hacer rehabilitaciones como las que se están haciendo en los edificios históricos del centro, que también superan su vida útil. En el caso del edificio de Correos, habrá que someterlo a una rehabilitación cuyo coste aún se desconoce por la falta de proyecto, pero que podría rondar el millón y medio de euros, según calculó Marín.

Ello permitirá mantener un edificio “emblemático” en el centro valorado en casi 6,6 millones de euros tras su restauración, una teoría que el consejero sostuvo frente a las críticas de la oposición, que llegó a sospechar de esta operación comparándola con el desembolso que hubo que haber en el Teatro Kursaal. Un caso del que Marín recordó que está “inmaculado” tras las pegas del Tribunal de Cuentas.

El PSOE incluso dijo que la compra y rehabilitación del edificio de Correos iba a ser “el nuevo Palma Arena de Imbroda”, mientras CPM sacó a relucir el caso de la recalificación de los terrenos de Valenzuela, sobre los que Marín instó a Mustafa Aberchán a que pidiera explicaciones a “su socio Ignacio Velázquez”, que fue el que recalificó aquellos terrenos para hacer VPO a suelo industrial.

Muñoz también quiso saber si la Universidad ha dado su conformidad a trasladar a dicho inmueble sus titulaciones, lo que supondría fragmentar el Campus en vez de apostar por hacer uno nuevo con más capacidad. Marín rechazó esas críticas al recordar que hay universidades en otros puntos del país con varios edificios y que antes de construir un Campus es necesario que haya alumnos. Para ello, la Ciudad Autónoma ha realizado en los últimos años un importante esfuerzo para desarrollar el Campus de Melilla con nuevas titulaciones, algo que a la oposición “le importa bien poco”.

Solo el PP votó a favor de este asunto, ya que CPM y PPL votaron en contra y el PSOE se abstuvo.