www.melillahoy.es

El rincón de Aranda

Cartas desde la Purísima Nº 2

Cartas desde la Purísima Nº 2

Juan J. Aranda

lunes 12 de octubre de 2015, 21:08h

Esta “Carta” la escribe el Tte. Col. de Infantería, del Bon. de Cazadores de Figueras nº 6, D. José Ibáñez Marín, con una calle con su nombre en el El Píncipe, barrio cuyo nombre es: Príncipe de Asturias; y dice así: “Queridos melillenses: os escribo desde el Panteón de Margallo, fila 2ª, nº 3, donde me encuentro desde el 23.07.1909,...

... al ser herido de muerte en los combates de los Lavaderos. Como ya sabréis por la prensa de la época, me mataron cuando tenía 47 años; estaba casado, y con cuatro hijos. Desde que salí de la Academia Militar, pasé por los regimientos: Infantería Tetuán 47; Baleares 42; Wad Ras 50; León 38: Zamora 8 y Otumba 49. Y los batallones fueron: el de Reserva de Madrid 1; el de Barcelona 15; de Puerto Rico 19; de Arcos 35, y Andújar 57. Para no pecar de inmodestia diré que mis condecoraciones están en las páginas de los libros de Historia Militar, con el gran honor como todos mis compañeros, que caímos en la Campaña de 1909. Hace algún tiempo, me mostraron una fotografía, para mí muy entrañable y emotiva, donde se puede observar los abrazos que me brindaron mis soldados el día en que me dieron cristiana sepultura. Yo como español, y militar, que entregué mi vida por este trocito de España, tengo que decir, que me uno a las declaraciones del catedrático de derecho constitucional de la Universidad de Santiago de Compostela, D. Carlos Ruiz Miguel, cuando dice que el tamazigt, el que siempre lo hemos conocido, por estas tierras, como chelja, y el árabe, no son lenguas españolas. Como siempre he querido agradecer a mis soldados el abrazo que me brindaron ese día, desde estas líneas, tan llenas de emoción, y de agradecimiento, por ese hecho, me despido de ustedes comunicándoles, que cada vez que paseen por la calle que lleva mi nombre, es un fuerte abrazo que les ofrezco a todos los melillenses de buena fe”.

Como sé que muchos lectores no han podido consultar las páginas de nuestra Historia, sepan que el El Tte. Col. Ibáñez Marín, estaba en posesión de dos Cruces Blancas de 1ª clase, y dos de 2ª clase, del Mérito Militar; Cruz de Caballero de la Real Orden de Carlos III; Cruz de 2º clase de María Cristina; Comendador de la Real Orden Militar de Nuestra Señora de la Concepción; Medalla de Alfonso XIII; Cruz de San Hermenegildo; Placa de la Estrella Negra de la República Francesa; Medalla Conmemorativa de los Sitios de Zaragoza. Fue ascendido, a Coronel de Infantería, por méritos de guerra, el mismo día en que encontró su heroica muerte, 23.07.1909. Como intelectual, y escritor, publicó: “Ruiz de Mendoza, Héroe de la Independencia Nacional”; “Rusia Militar y la Guerra Europea”; “La Educación Militar”; “Estudios Militares y Políticos”; “La Campaña de Prusia”; “Bibliografía de la Guerra de la Independencia”; “Homenaje al General D. Arsenio Martínez Campos”; “Homenaje al General Gómez Ateche”. También fue Director de la “Revista Técnica de Infantería y Caballería”. Cuando yo vestía pantalones por las rodillas, tuve la oportunidad de andar a través de las tumbas y mausoleos militares de nuestro cementerio, y hubo un noble anciano, al que quise mucho, que siempre me decía que en este camposanto faltaba una frase del poeta, José Zorrilla, que dice así: “SIEMPRE SERÁ PARA EL QUE MUERA HONRADO, TUMBA DE REY, LA FOSA DE UN SOLDADO”. Una sencilla frase, que tomo prestada con su recuerdo, y que la escribo con mayúsculas, ofreciéndosela al Teniente Coronel Ibáñez Marín, y a todos los que están junto a él, descansando en las “FOSAS DE REY”, en La Purísima, como Soldados Honrados, y Héroes y Mártires que fueron.