www.melillahoy.es

El Reyes Católicos recauda 1.900 euros para una escuela en Madagascar

Parte del contenido del rastrillo solidario
Parte del contenido del rastrillo solidario

La recaudación es fruto del rastrillo que se instaló en el centro al objeto de colaborar con una iniciativa de Manos Unidas

sábado 20 de febrero de 2016, 21:56h
El ilusionante proyecto de construcción de un nuevo colegio con capacidad para más de 200 alumnos en Madagascar, fue lo que movió al colegio Reyes Católicos a organizar, como viene ocurriendo desde 2009, un rastrillo benéfico con el que recaudar fondos para esta iniciativa que promueve Manos Unidas. El colegio melillense ha conseguido unos 1.900 euros, dinero que se donará a la organización y de esta forma sumar nuevos esfuerzos para hacer realidad esta iniciativa educativa.
El equipo directivo del Colegio Reyes Católicos agradece la colaboración recibida por los padres del centro en el desarrollo del rastrillo solidario desarrollado hace unos días. "Este año se ha recaudado más que el curso pasado", señala. De hecho, se ha conseguido 1.905 euros, dinero "que servirá para construir una escuela en un pequeño pueblo de Madagascar".

Apostilla la Dirección del colegio melillense que "con gestos pequeños como este, conseguimos que nuestros alumnos aprendan a valorar lo que tienen y se solidaricen con las realidades de pobreza del mundo. Entre todos lograremos que sea un poco mejor", concluye.

El dinero se remitirá a la organización de Manos Unidas, que es la que amadrina otros muchos proyectos educativos y sociales, en la mencionada isla africana.

El proyecto
La organización nacional de Manos Unidas continuará con su campaña de recaudación de fondos para contribuir en el desarrollo del proyecto de construcción de una escuela de primaria en Soavimbazaha, ubicada en la región de Itasy, en el corazón de la isla de Madagascar.

Los principales medios de vida en Soavimbazaha son la agricultura y la ganadería. Se trata de una zona rural de difícil acceso, con muy pocas infraestructuras académicas y con una calidad educativa muy deficiente.

El proyecto consiste en la construcción de un edificio con cinco aulas y despacho que permita acoger a los 200 alumnos que asisten habitualmente a la escuela ubicada en los locales parroquiales, cuyo espacio e infraestructura resulta del todo insuficiente.

La consecución de este proyecto educativo tendrá 200 beneficiarios directos y 1.000 indirectos, según se asegura desde la organización.