www.melillahoy.es

Detienen en la frontera al menor que hirió en el cuello a un compañero de Purísima

La víctima fue agredida en el cuello con un trozo de cristal que precisó de ocho puntos de sutura

lunes 04 de abril de 2016, 22:18h
Trozo de cristal utilizado en la reyerta
Trozo de cristal utilizado en la reyerta
Una reyerta entre dos menores acogidos en el Centro de la Purísima se saldó con la detención de uno de ellos, un joven de 17 años, que fue localizado en la frontera intentando regresar a Marruecos. El otro menor, un varón de 14 años, tuvo que ser atendido en el Hospital de la herida que presentaba en el cuello, propinada por el agresor con un trozo de cristal. En declaraciones a este Diario, el consejero de Bienestar Social señala que la pelea no es fruto de la saturación del centro, sino al comportamiento de jóvenes que carecen de habilidades sociales para resolver sus conflictos, algo que se les intentan transmitir en el centro.
Los hechos se produjeron sobre las 08:30 horas del pasado viernes día 1 de abril, cuando dos menores que se encuentran acogidos en el Centro de menores de La Purísima, concertaron salir al exterior para hablar y "hacer las paces", por una discusión previa que habían mantenido, según recoge una nota de la Guardia Civil.

Reyerta
Una vez en el exterior, en vez de apaciguarse los ánimos, uno de ellos comenzó a arrojar piedras al otro, a la vez que lo agarró a continuación por el cuello y le produjo un profundo corte en el mismo "con un trozo de cristal", dándose el autor a la fuga.

La víctima, que quedó allí herido, fue atendida en primera instancia en la enfermería del Centro, procediéndose a su traslado al Servicio de Urgencias del Hospital Comarcal, con resultado de "herida incisa en el lado derecho del cuello", que precisó varios puntos de sutura. Su estado es bueno, salvo complicaciones.

Desplegado dispositivo de búsqueda con Patrullas de Seguridad Ciudadana de la Comandancia de la Guardia Civil con apoyo del Grupo de Menores de la Policía Local, dio resultado positivo, al localizar al presunto autor del hecho delictivo unas dos horas más tarde en el paso fronterizo de Farhana, cuando se disponía a pasar a Marruecos, procediéndose a su detención.

El menor detenido, un varón de 17 años de edad, de nacionalidad marroquí, que ha sido puesto a disposición de la Fiscalía de Menores, como supuesto autor de un delito de homicidio en grado de tentativa, ordenando la Autoridad Judicial su ingreso en el Centro de Internamiento de Menores "El Baluarte". La víctima, también es un varón, de 14 años de edad, de la misma nacionalidad.

Ocho puntos de sutura
En declaraciones a Melilla Hoy, el consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura, explicó que la pelea en cuestión había empezado en el desayuno, y que uno de ellos cogió un tenedor con intención de agredir al otro, pero lograron quitárselo. Aunque se pensaba que el conflicto había quedado resuelto, al parecer quedaron para verse en la calle y resolver allí estas diferencias. "Salieron a la calle y se pelearon justo detrás de la garita de los vigilantes, y, efectivamente, el más joven de los menores fue agredido en el cuello con un cristal. Mientras se atendía al herido en el centro, se llamó a la Guardia Civil, pero el mayor de los dos menores huyó y fue localizado en la frontera. La herida ha precisado ocho puntos de sutura y el presunto autor deberá cumplir una medida de seis meses en el centro de Reforma", detalló.

La herida, reitera el consejero, "no reviste gravedad, porque no ha precisado ni intervención quirúrgica ni internamiento. El chaval está en el centro haciendo una vida normalizada".



La reyerta no es fruto de la saturación de Purísima
Descarta el consejero de Bienestar Social que esta pelea entre menores haya sido fruto de la situación de saturación que sufre el Centro de la Purísima, que alberga a una media de 330 menores extranjeros no acompañados, cuando su capacidad máxima es de 180.

Hechos normales
"Este hecho no tiene nada que ver con que haya saturación en el centro, sino que son cosas que pasan entre los adolescentes. Si hubiese menos acogidos, unos 180, también podría ocurrir, porque son cosas que pasan entre jóvenes, aunque claro que sí se puede producir con mayor asiduidad porque estamos hablando de adolescentes que carecen de valores básicos, como falta de habilidades sociales para resolver sus problemas de la forma adecuada, pero por ese motivo están en un centro de protección, para que aprendan estas habilidades y se comporten como deben".

Reiteró que este tipo de incidentes se pueden dar en un centro de estas características haya el número de acogidos que haya, porque "son jóvenes inmaduros que no saben cómo resolver sus conflictos y problemas de otra forma que no sea peleándose". Esta es la actitud de los menores acogidos y de los que deambulan por la calle, los aproximadamente setenta menores y adolescentes extranjeros no acompañados que reniegan de los centros de acogida con la idea de contar con más posibilidades de embarcar como polizones y llegar a la península.