www.melillahoy.es

Feafes denuncia la inseguridad del personal de psiquiatría donde los pacientes están "encarcelados"

El presidente de FEAFES en Melilla, Karim Mohamed, junto a Doña Letizia
El presidente de FEAFES en Melilla, Karim Mohamed, junto a Doña Letizia

La asociación demanda un aumento de los recursos y medios que logren una mejora real de la atención de salud mental de Melilla

lunes 07 de noviembre de 2016, 20:43h
La Asociación de familiares de personas con trastorno mental (Feafes-Melilla) denuncia la situación de inseguridad del personal de la planta de psiquiatría ante la falta de recursos para intervenir ante pacientes violentos. Afirman que esta es una muestra más de las muchas carencias que padece la atención de la salud mental en Melilla. De hecho, señalan que los pacientes en el Comarcal están "encarcelados" en habitaciones con rejas. También exponen que el servicio de Salud Mental está "sobredimensionado" y que no puede atender por falta de medios, la demanda creciente. En cuanto a la asociación, los retrasos a la hora de recibir las subvenciones oficiales les llevará a abandonar la sede actual por impago del alquiler.
Amparo Pérez Alamino, de Feafes-Melilla, señaló a Melilla Hoy que entre las numerosas carencias que se dan en la ciudad en el ámbito de la salud mental, destaca por sí misma la situación de la sala de psiquiatría del Hospital Comarcal. Aunque la asociación ha mantenido encuentros con el gerente del área sanitaria de Melilla, Pedro Villarroel e incluso con el director territorial de Ingesa, Francisco Robles, las buenas intenciones no han tenido una materialización en realidades.

Comarcal
"La planta de psiquiatría es demencial", afirma Pérez Alamino y para ello se acoge a las quejas que ha traslado a la asociación el propio personal, desde auxiliares a enfermeras, que además de declararse superadas, temen por su integridad física. El motivo es que han tenido dos casos "escabrosos" en los que dos pacientes violentos "destrozaron la planta a puñetazos y no pudieron hacer nada, porque además los vigilantes de seguridad tienen prohibido intervenir con estos pacientes". Esto provoca que cuando se ingresa a un paciente violento, "como no existen recursos suficientes, como una habitación de aislamiento, las trabajadoras están desprotegidas", señaló.

La asociación ha pedido al centro hospitalario que mejore las condiciones tanto del personal como de los pacientes "que están encarcelados en habitaciones con rejas, y no tienen posibilidad de salir a tomar el aire". La planta de psiquiatría consta de "cuatro habitaciones de tres camas y a veces son ocupadas por cuatro pacientes a la vez". Feafes solicitó al Ingesa que se crease una habitación más y "nos dijeron que podrían reconvertir el despacho del psiquiatra para tener una sala de terapias o para los pacientes más conflictivos, pero todo esto ha quedado en el olvido".

Reivindica también la entidad que se permita a los pacientes "que están mejor, la posibilidad de tomar el aire, de salir a fumar, porque el tabaco es terapéutico para ellos". La idea propuesta es la de colocar una escalera que conectase la planta con uno de los patios interiores, pero "el Ingesa aún no nos ha respondido". Asimismo se ha instado al Comarcal a que elabore una base de datos con los pacientes de salud mental para que la atención sea más inmediata "pero prefieren seguir con el libro de altas".

Por otra parte afirmó Amparo Pérez Alamino que "si ya de por sí los recursos que tenemos en Melilla son insuficientes", en concreto el servicio de salud mental "es de los peor dotados". Asegura que el centro de salud mental de Melilla, que se ubica en el centro de salud junto al cargadero, "está sobredimensionado y no te pueden dar cita porque son muchos los pacientes y no hay recursos suficientes para atender a toda la población de la ciudad".

Feafes
La propia asociación Feafes no es ajena a esta falta de recursos, sino todo lo contrario, hasta el punto que se ha convertido en una víctima más dado que corre el riesgo, de forma inmediata, de perder su sede por impago del alquiler. El motivo está en que las subvenciones oficiales de las que se nutre la entidad, no llegan. "Con Bienestar Social tenemos un convenio anual y en julio nos pagaron una parte, pero aún no nos han abonado el resto, por lo que debemos el alquiler desde el mes de agosto y el propietario, lógicamente, nos piden que abonemos o nos marchemos", explicó.

Además Feafes está a la espera de que se materialice el anuncio del consejero de Bienestar Social en cuanto a que les iban a donar una furgoneta para el traslado de pacientes y usuarios.

El Imserso tampoco ha abonado la cuantía anunciada. "La directora provincial nos prometió que nos iban a aumentar la partida, pero aún a la fecha que estamos, nada se sabe de la subvención. Extraoficialmente me he enterado de que la cuantía será la misma del pasado año". El retraso en las subvenciones ha provocado ya que una trabajadora se marche y que tengan que dejar el local social próximamente. "Estamos viendo que hacemos agua, pero no nos dan soluciones. La Ciudad Autónoma siempre tiene alguna justificación, como que el interventor no firma, pero aquí los que terminan pagando son los mismo: nuestros usuarios".

Amparo Pérez Alamino dijo que Feafes-Melilla reivindica la necesidad de establecer un diálogo a tres, con la participación de Imserso y Bienestar Social, que permita abordar a nivel local de las necesidades de la ciudad y de la falta de recursos, para que "nos pongamos de acuerdo sobre lo que se puede hacer desde cada ámbito". Entiende que aunque las subvenciones son una vía, lo que urge "es mejorar los recursos que son casi inexistentes, como abrir un centro de día para pacientes y mejorar la planta de psiquiatría".

Nuevo local
Por último, Feafes confía en que sea atendida la petición de que se les facilite un nuevo local, preferiblemente en el cargadero por el único motivo de que estarían cerca del centro de salud y del servicio de salud mental. De hecho cada jueves la asociación instala una mesa informativa en el hall del centro de salud al objeto de asesorar a los pacientes y familias que acuden a estas instalaciones.

Considera “lamentable” que en el cargadero haya locales cerrados y que algunos estén ocupados por asociaciones que apenas tienen actividad cuando ellos se ven imposibilitados de poder desarrollar nuevas terapias por falta de espacio. No en vano, el local que aún ocupan cerca del García Pezzi, atiende cada vez a un mayor número de pacientes y familias. "A diario podemos atender por teléfono a unas cinco personas, más las dos o tres que se acercan. A esto hay que sumar las 80 personas y los familiares que atendemos, por lo que estamos saturados", detalló.

Feafes traslada a Doña Letizia la falta de recursos de la salud mental en Melilla
Feafes-Melilla estuvo presente en el encuentro nacional que se celebró el pasado 18 de octubre en Madrid en la sede de la Confederación de Salud Mental de España y al que acudió además Su Majestad la Reina doña Letizia, que mostró su interés en implicarse en la promoción de la salud mental. Durante la reunión, el presidente de la confederación, González Zapico, expuso la visión de este movimiento asociativo en torno a temas como la prevención y promoción de la salud mental desde todos los ámbitos implicados como son sanidad, servicios sociales, educación, empleo y justicia. Durante la reunión también se abordaron temas como la necesidad de que el ordenamiento jurídico esté adaptado a la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, el tratamiento informativo de la salud mental por parte de la prensa y las medidas terapéuticas que deberían formar parte de la Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud para garantizar una atención adecuada e integral a las personas con trastorno mental.

Melilla
Al término de la reunión, Doña Letizia charló con los representantes de las entidades autonómicas miembro de la Confederación, entre ellas Feafes Melilla: "Le expusimos que tenemos todas las necesidades y faltan los recursos" que ayuden a darle respuesta, señaló Amparo Pérez Alamino, que dijo que "es una pena que nos hayamos podido reunir con la Reina y que aún no nos haya recibido el presidente Imbroda".