www.melillahoy.es
Foto de archivo de una protesta organizada hace unas fechas por el Sindicato Médico de Melilla
Foto de archivo de una protesta organizada hace unas fechas por el Sindicato Médico de Melilla

El Sindicato Médico de Melilla dice que la situación en la sanidad “es insostenible”

Tras conocerse las cifras de pacientes no españoles atendidos "gratuitamente" por la sanidad melillense

lunes 28 de noviembre de 2016, 00:47h
La Comisión Permanente del Sindicato Médico de Melilla ha advertido que la situación en la sanidad de nuestra ciudad es insostenible tras conocerse las cifras de pacientes no españoles atendidos "gratuitamente" por la sanidad melillense, tanto en el Servicio de Urgencias, como en las diferentes plantas de hospitalización, y reclama medidas para hacer frente a este panorama.

Esta organización ha indicado que ha seguido con sumo interés estas semanas el debate, que tanto en diferentes medios de comunicación, como en la calle, como en las redes sociales, se ha producido, a raíz de la publicación en el diario MELILLA HOY de las cifras de pacientes no españoles atendidos "gratuitamente" por la sanidad melillense, tanto en el Servicio de Urgencias, como en las diferentes plantas de hospitalización, incluyendo la de Ginecología y Obstetricia. "Y decimos con sumo interés, porque aunque el tema ha sido traído a colación por este sindicato en numerosas ocasiones, es obvio que la profusión de detalles y de cifras ofrecida por el Diario MELILLA HOY ha conseguido que los melillenses hagan cuentas y sean conscientes de que la situación es no sólo anómala, sino difícilmente tolerable" señala el Sindicato Médico de Melilla.
Así la Comisión Permanente señala que "como bien expresó el Presidente del Ilustre Colegio de Médicos de Melilla, Dr. Jesús Delgado, los médicos y los sanitarios en general jamás nos hemos negado a atender a nadie y jamás lo haremos, no sólo porque la Ley así lo diga, sino porque nuestro juramento hipocrático y nuestra propia ética personal y colectiva nos obliga a ello. Otra cosa muy distinta -añade- es la calidad que se puede ofrecer con recursos tan escasos".

El problema se agrava
En este sentido, recuerdan que hace ya algunos meses explicaron en este diario cómo, desde el año 2002 (año en el que teóricamente el contador se puso a cero), la infrafinanciación de la sanidad melillense ha sido la norma. "Ítem más, de los recursos escasos con los que se ha dotado a nuestra sanidad, hemos tenido que "pagar" la asistencia de pacientes extranjeros, con los que hemos compartido nuestra precariedad; la cifra que ofrecimos hace unos meses en los medios de comunicación, de 20-25 millones de euros anuales, no parece nada desmesurada si tenemos en cuenta que el 35% de las hospitalizaciones, el 17% de las Urgencias y el 61% de los ingresos obstétricos son de pacientes extranjeros". Además subraya que "si contemplamos que los pacientes no españoles suelen ser más complejos y tener patología más grave que los nacionales, por razones obvias, y que tendríamos que añadir el coste de los traslados a la península de los menores de 18 años, así como el pago de la estancia hospitalaria de éstos, en los diferentes hospitales peninsulares, observaremos que el cálculo no estaba para nada sobre-estimado; tal vez hemos pecado, una vez más, de prudencia".
Para el Sindicato Médico de Melilla "la situación es insostenible, eso es evidente. Durante muchos años -ha proseguido- el problema ha ido agravándose sin que se le ofreciese una solución definitiva. Así explica que "en el momento actual se asemeja a ese juego televisivo, en el que un globo se va inflando continuamente, mientras todos los jugadores se lo pasan de mano en mano, en la seguridad de que va a estallar, pero con la esperanza de que le estalle a otro. El problema es que Melilla no está para juegos".
La organización que dirigen Jesús Delgado Aboy y Rafael Soler apunta que el Estado español debe financiar adecuadamente la sanidad melillense y, en el caso de que considere que hay que atender pacientes no españoles, "por la razón que sea, en lo que no vamos a entrar, debe regularlo y asignar la correspondiente partida económica, fuera del presupuesto anual de INGESA (por cierto, también infradotado) en nuestra ciudad".

Enfermos en la frontera y las enfermedades transmisibles

Por otro, el Sindicato Médico de Melilla señala que otro punto muy interesante es el del paso de extranjeros enfermos a través de las fronteras melillenses, procedentes de Marruecos. Así, detalla que el marco legal en el que nos encontramos, explicita que el Estado debe garantizar que los ciudadanos extranjeros que pasan nuestra frontera están "razonablemente sanos", pudiéndoseles exigir la presentación de un certificado que así lo atestigüe e, incluso, teniendo la obligación el Estado español de inspeccionar "in situ" el estado de salud de dichos ciudadanos no nacionales, ante la mínima duda.
"Como hemos dicho antes, este sindicato no entra ni sale en el hecho de que España acepte la asistencia de estos pacientes no nacionales, (siempre que esté concertada entre los dos países y adecuadamente financiada), pero sí en la imposición de que el Estado Español debe garantizar a los ciudadanos melillenses, dentro de la medida de sus posibilidades técnicas, legales y científicas, que no ingresan en suelo español personas portadoras de enfermedades potencialmente transmisibles" ha concluido la Comisión Permanente su valoración sobre los datos de pacientes no españoles atendidos "gratuitamente" por la sanidad melillense, tanto en el Servicio de Urgencias, como en las diferentes plantas de hospitalización.

Enfermos en la frontera y las enfermedades transmisibles

Por otro, el Sindicato Médico de Melilla señala que otro punto muy interesante es el del paso de extranjeros enfermos a través de las fronteras melillenses, procedentes de Marruecos. Así, detalla que el marco legal en el que nos encontramos, explicita que el Estado debe garantizar que los ciudadanos extranjeros que pasan nuestra frontera están "razonablemente sanos", pudiéndoseles exigir la presentación de un certificado que así lo atestigüe e, incluso, teniendo la obligación el Estado español de inspeccionar "in situ" el estado de salud de dichos ciudadanos no nacionales, ante la mínima duda.
"Como hemos dicho antes, este sindicato no entra ni sale en el hecho de que España acepte la asistencia de estos pacientes no nacionales, (siempre que esté concertada entre los dos países y adecuadamente financiada), pero sí en la imposición de que el Estado Español debe garantizar a los ciudadanos melillenses, dentro de la medida de sus posibilidades técnicas, legales y científicas, que no ingresan en suelo español personas portadoras de enfermedades potencialmente transmisibles" ha concluido la Comisión Permanente su valoración sobre los datos de pacientes no españoles atendidos "gratuitamente" por la sanidad melillense, tanto en el Servicio de Urgencias, como en las diferentes plantas de hospitalización.