www.melillahoy.es
Edificio de la Cámara de Comercio de Melilla
Edificio de la Cámara de Comercio de Melilla

La Cámara de Comercio no pagará a sus 3 trabajadores hasta que venda el edificio

martes 06 de junio de 2017, 23:40h
Tres trabajadores de la Cámara de Comercio de Melilla se han visto afectados por los impagos de sus retribuciones por parte de esta entidad, que ayer avanzó que debido a su falta de liquidez, no podrá afrontar esos pagos hasta que no venda el edificio a la Ciudad Autónoma.
La presidenta de la Cámara de Comercio de Melilla, Margarita López Almendáriz, admitió que este organismo no tiene dinero, un problema que viene arrastrando desde que el 10 de diciembre de 2010, el Gobierno de Zapatero eliminó el recurso cameral permanente.
“Eran nuestros ingresos para hacer actividades y cosas”, afirmó ayer López Almendáriz, que lamentó que “el golpecito” que el Gobierno socialista quiso dar al presidente del Consejo Superior de Cámaras “para que se enterase de lo que es” debido a que “estaba muy disgustado con él”, lo terminó dando a las cámaras de todo el país.
Una de ellas la de Melilla, a la que este hecho le pilló con la rehabilitación de su edificio ya iniciada, lo que ocasionó un problema ante el cual este organismo decidió seguir adelante con la obra, salvando el inmueble del “hundimiento y una tragedia si se cae con la gente dentro”.
La Cámara de Comercio está a la espera de poder vender el edificio a la Ciudad Autónoma, si bien López Almendáriz admitió la complejidad de los trámites porque el suelo pertenece al Ministerio de Defensa, que acaba de reconocer que el vuelo es de la Cámara, aunque todavía debe expedir un documento para poder escriturarlo y registrarlo, que aún no ha llegado.
“Cuando la Ciudad Autónoma se pueda quedar con el edificio de la Cámara de Comercio, en ese momento los trabajadores van a cobrar, al minuto”, aseguró López Almendáriz, que mostró la preocupación de los responsables del organismo por la situación que están pasando los trabajadores.
También consideró demostrada la seriedad, honradez y voluntad de los tres responsables de la Cámara de Melilla, ya que a diferencia de lo que ha ocurrido en otras cámaras del país, que “salieron corriendo y han desaparecido”, ellos están “dando la cara en todo momento”.