www.melillahoy.es
Momento en el que logran frenar al individuo tirándole una valla de plástico a la cabeza
Momento en el que logran frenar al individuo tirándole una valla de plástico a la cabeza

Detenido tras irrumpir en la frontera con un cuchillo carnicero al grito de “Alá es grande”

El individuo, marroquí de 29 años y con problemas mentales, hirió levemente con el arma a uno de los policías que intervino para reducirlo, después de que otro agente lograra sorprenderlo por detrás arrojándole a la cabeza una valla de plástico

martes 25 de julio de 2017, 23:52h
La Policía Nacional detuvo ayer a un hombre que irrumpió en el paso fronterizo de Beni-Enzar con un cuchillo de grandes dimensiones y al grito de “Allahu akbar”, es decir, “Alá es el más grande”. El individuo, de nacionalidad marroquí, 29 años y con problemas mentales, hirió levemente con el arma a uno de los policías que intervino para reducirlo, después de que otro agente lograra sorprenderlo por detrás arrojándole a la cabeza una valla de plástico usada para señalizar los distintos carriles para el paso de los vehículos. La Policía ha abierto una investigación por lo ocurrido, aunque fuentes del Ministerio del Interior han descartado que se trate de un acto de índole terrorista.
Los hechos ocurrieron a las 7:35 horas, en el paso fronterizo de Beni-Enzar. A esa hora, la principal frontera entre Melilla y Marruecos suele ser un hervidero, debido a la entrada de porteadores para desarrollar el comercio atípico. Según explicó el delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani, el individuo accedió “en principio de forma normal” por el paso fronterizo, pero una vez en territorio nacional sacó un arma blanca “de grandes dimensiones” y se encaró a un policía nacional que estaba prestando servicio, situándose frente a él.
En ese momento, relató el delegado del Gobierno, todos los policías “reaccionaron de forma inmediata” y lograron reducirlo, acción en la que resultó herido un agente con una incisión en un dedo de su mano izquierda que “no reviste importancia” ni tampoco necesitará puntos de sutura.

Frenado con una valla
La secuencia de los hechos quedó registrada en las cámaras de seguridad del paso fronterizo. En el vídeo se puede ver cómo el hombre, que vestía un polo azul y bermudas de color claro, rebasaba el primer control de seguridad, el que ocupa la Policía, con paso parsimonioso.
Antes de llegar a las barreras, donde la Guardia Civil realiza el control fiscal, los agentes de la Policía Nacional se percatan del riesgo y uno de ellos llega a sacar su porra reglamentaria.
Tras unos segundos de confusión y carreras, en la imagen aparece el individuo, que es rodeado a un par de metros de distancia por siete agentes, incluido un guardia civil con escudo de protección. En un momento en el que se detiene y miraba al suelo un instante, un policía nacional lo sorprende a la carrera por detrás arrojándole con ambas manos una valla de plástico de color blanco.
La secuencia del impacto dura un par de segundos y acaba con el individuo reducido en el suelo y rodeado por siete agentes. Es en ese momento cuando, según explican fuentes policiales, hirió de levedad a uno de los policías provocándole un corte en un dedo.
El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, fue el primero en informar de lo sucedido en su cuenta de Twitter pasadas las 9.30 horas. “La Policía ha detenido a un hombre que atacó con un cuchillo a los agentes en el paso fronterizo de Beni Enzar, uno de ellos herido leve”, indicó el titular de Interior.

Investigación
La noticia empezó a correr como la pólvora desde entonces, aunque no fue hasta primera hora de la tarde cuando fuentes de la lucha antiterrorista del Ministerio del Interior descartaron que pueda haber “cualquier relación” de este incidente en la frontera de Beni-Enzar con el terrorismo.
Horas antes, el delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, había optado por mantener la prudencia y reiteró varias veces que no confirmaban ni desmentían si se trataba de un acto terrorista “hasta que no culmine la investigación y el estudio de los acontecimientos” que habían iniciado las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
Policía y Guardia Civil analizaron si el asaltante, que no es español ni reside en Melilla, tiene antecedentes. En este punto, fuentes policiales apuntaron a diversos medios nacionales que el asaltante de ayer ya había protagonizado un incidente similar hace varios días en la frontera, aunque en aquella ocasión, a diferencia de ayer, no iba armado.
También quedó descartado que pudiera tener relación con las protestas en la zona del Rif de las últimas semanas.

Cierre fronterizo
El incidente, que “por fortuna se ha resuelto bien”, obligó a cerrar durante un tiempo el paso fronterizo de Beni-Enzar hasta que se resolvió el problema, según indicó El Barkani, que precisó que si hay que adoptar medidas en la frontera tras lo ocurrido “estará en función de lo que digan los profesionales” y de la investigación.
La actividad en los demás pasos fronterizos entre Melilla y Marruecos en Melilla se desarrolló con normalidad.