www.melillahoy.es

Desmantelada una banda criminal que operaba en Melilla, Alicante y Almería

Se ha saldado con la detención de nueve personas, de ellas seis en Alicante y tres en Melilla, y la intervención de 250 kilos de "hachís"

miércoles 26 de julio de 2017, 02:36h
La Guardia Civil de Melilla y el Cuerpo Nacional de Policía de Lorca (Murcia) han desarticulado una organización criminal dedicada al tráfico de drogas del tipo "hachís", a gran escala y de forma continuada, en el marco de la denominada operación "Litux-Poniente", desarrollada en Melilla, Alicante y Almería, dirigida y tutelada por el Juzgado de Instrucción número 3 de Melilla. La actuación se ha saldado con la detención de nueve personas, seis en Alicante y tres en Melilla, y la intervención de 250 kilogramos de droga del tipo "hachís", dos cabezas tractoras, un semiremolque, seis vehículos de gama media o alta, teléfonos, dinero en efectivo y abundante documentación, según informó ayer la Guardia Civil de Melilla.
La Comandancia ha explicado que el inicio de la operación se inició el pasado mes de febrero, al intervenirse por la Sección Fiscal de Muelle en Melilla una cabeza tractora con una notoria cantidad de droga del tipo "hachís", oculta en el interior de uno de sus "depósitos de combustible", procediéndose a la detención de su conductor. El portavoz policial ha señalado que al detenido se le atribuye que podría haber realizado otros seis episodios anteriores de tráfico de drogas por este procedimiento y la introducción con éxito de unos 1.500 kilogramos de droga con el mismo procedimiento, iniciándose la fase de investigación por parte de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia que se ha mantenido el secreto de las actuaciones hasta estos días por parte del juzgado melillense. Su forma de actuar La Comandancia ha explicado el modus operandi al indicar que la organización tenía como centro de operaciones diversas localidades de la provincia de Alicante. “Para dar apariencia de legalidad creaban empresas pantallas dedicadas al transporte de mercancía de lícito comercio que traían desde la península a Melilla, debidamente documentada, en vehículos de gran tonelaje, como camiones, cabezas tractoras o semi/ remolques, en los que previamente habían diseñado y construido sofisticados "dobles fondos" en sus depósitos de combustible” ha apuntado. Tras la descarga de la mercancía llegada a Melilla, trasladaban los vehículos a lugares seguros donde otros miembros de la organización introducían la droga en esos dobles fondos y retornaban cargados con el estupefaciente a la península, vía marítima. El portavoz policial ha dicho que la organización criminal contaba con dos vertientes estructurales, la primera afincada en la provincia alicantina y almeriense, dedicada a la lícita cobertura comercial del transporte de mercancías, la manipulación de los "dobles fondos" en los depósitos de combustibles, la captación de chóferes experimentados para la realización de los transportes de la droga, su extracción en los lugares de destino y distribución; y la segunda afincada en Melilla, que suministraba la droga y estibaba en los dobles fondos construidos. Delincuentes con experiencia La citada fuente ha indicado que los integrantes de la organización contaban con sobresaliente experiencia en este tipo de delitos de tráfico de drogas porque “estaban muy bien relacionados con el gremio del transporte y utilizaban como doctrina delictiva la compra-venta de cabezas tractoras”. La titularidad de estos vehículos recaía sobre los conductores encargados del transporte “con el objetivo de dificultar la posible vigilancia sobre el entramado y los medios utilizados en su estructura, que contaba con dos puntos de destino de la droga, donde la descargaban y distribuían”. La Comandancia ha destacado que han procedido a la detención de nueve personas que en sus distintas tramas componían la organización criminal. La mayoría de los detenidos, 6 lo han sido en la provincia de Alicante y otros 3 en Melilla. Hay 8 varones de nacionalidad española y 1 de Letonia. Todos ellos han ingresado en prisión.

La intervención se ha saldado además con la aprehensión de unos 250 kilogramos de droga del tipo "hachís", varias entradas y registros en domicilios y nave, 2 cabezas tractoras, 1 semi-remolque, 6 vehículos entre todo terrenos y turismos, numerosos terminales telefónicos, dinero en efectivo y abundante documentación.

Entre los delitos que se les imputan a los detenidos están los de tráfico de drogas, y pertenencia a organización criminal.

La Operación se ha llevado a cabo por el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas -EDOA- de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Melilla, conjuntamente con el Grupo II de Lorca (Murcia), perteneciente a la Brigada Local de Policía Judicial del Cuerpo Nacional de Policía.