www.melillahoy.es
SODEMEL se reúne para abordar la situación actual de la economía local

SODEMEL se reúne para abordar la situación actual de la economía local

La Sociedad para el Desarrollo de Melilla (SODEMEL), dirigida por Enrique Bohórquez, se reunió el martes en el Real Club Marítimo para abordar la situación actual de la economía local y exponer los proyectos que SODEMEL está canalizando

jueves 26 de octubre de 2017, 06:00h
La reunión, conducida por el presidente de SODEMEL, Enrique Bohórquez, giró en torno a la problemática actual de la economía en la ciudad de Melilla, intensamente condicionada por la -cada vez peor- situación fronteriza, y en torno a las propuestas y actividades que se han realizado por parte de SODEMEL desde que, hace ya cinco meses, se presentara en sociedad. Una veintena de los principales representantes del tejido económico de la ciudad, así como algunos inversores y empresarios provenientes de la península, compartieron sus visiones particulares acerca del rumbo que ha de tomar la inicativa privada local, sobre quien, según Enrique Bohórquez, recae la responsabilidad de protagonizar el cambio que tanto necesita la ciudad.
SODEMEL se reúne para abordar la situación actual de la economía local
La Sociedad para el Desarrollo de Melilla dirigida por Enrique Bohórquez, SODEMEL, reunió el martes en el salón de actos del Real Club Marítimo de Melilla a una veintena de los actores económicos más relevantes de la ciudad para tratar de exponer la situación actual de la economía melillense -desde diferentes perspectivas-, así como para presentar los avances realizados por SODEMEL desde la su presentación en sociedad, hace ya 5 meses.
Bohórquez abrió el evento considerándolo como “una reunión de personas obligadas a tomar partido por la economía de Melilla” para luchar contra una idea que “aunque está cada vez menos arraigada, sigue vigente”: la idea de que en Melilla sólo existe una empresa, la Ciudad Autónoma.
Según afirmó Bohórquez, la economía local “es un desastre” y “no hace si no empeorar con el transcurso del tiempo”, por lo que el cambio resulta a la vez inevitable -a mejor o a peor- e imprescindible, y la responsabilidad de asumir dicho cambio, para orientarlo en la dirección correcta recae directamente sobre la iniciativa privada.
A continuación, Bohórquez presentó de nuevo las propuestas a corto plazo de SODEMEL:
- Construcción de un colegio privado en Melilla.
- Planificación de convocatorias de seminarios y jornadas monográficas sobre el esfuerzo de modernización de Melilla y las perspectivas económicas del Rif.
- Creación de un conjunto de herramientas de comunicación específicas para Pymes y autónomos.
- Construcción de un hotel de 4 ó 5 estrellas, y construcción de un hotel con encanto en Melilla la Vieja.
- Negociado de descuentos en los traslados, aéreos y marítimos, para que los no residentes en Melilla vengan a la ciudad.
- Ampliación la oferta privada del deporte melillense: La creación de un nuevo club privado deportivo/social, utilizando las instalaciones del Fuerte de Rostrogordo y el Campo de Golf.
- Fomento de la instalación en Melilla de empresas de servicios en el ámbito jurídico, médico, de gestoría, de consultoría, de asesoría, de ocio y de promoción del deporte.
- Privatización del puerto deportivo.
- Catálogo de las propiedades del Ministerio de Defensa.
- Incorporación de Melilla a la Unión Aduanera.
- Establecimiento de una red de cámaras de vigilancia.
Según Bohórquez, en muchos de estos ámbitos “se ha avanzado bastante”, desarrollándose proyectos concretos como pueden ser el establecimiento de una fábrica de cerveza local (actividad de desarrollo del tejido industrial) o la creación de un punto de atención al emprendedor de carácter privado.

Unión Aduanera
Margarita López Almendáriz afirmó que la unión aduanera, uno de los temas que más afectan a los comerciantes de la ciudad, como bien expuso Yusef Mimon -propietario de Global Center, uno de los comercios más innovadores de la ciudad-, sería una buena idea “siempre y cuando se mantuviera una fiscalidad muy atenuada”, condición que parece haber sido asumida por todos los defensores de la iniciativa en los diferentes foros de discusión.

El enfoque sanitario
Jesús Delgado, presidente del Colegio de Médicos de Melilla, presentó una “actualización” de la situación sanitaria de Melilla, estrechamente relacionada con el nivel de desarrollo de la ciudad, para asegurar que “tras estos 5 meses, la situación ha empeorado y seguirá empeorando” debido a que la provisión de servicios gratuitos de salud ha generado un efecto llamada y “a nuestra zona de 300.000 habitantes se han añadido otros 500.000 que vienen desde los más lejanos confines”.
Delgado propuso, no sólo para el colectivo sanitario, sino también para otros sectores -comercio, educación, etc-, la calificación de Melilla como una “zona de difícil desempeño” para que se apliquen los complementos salariales y las ventajas fiscales correspondientes a dicho estatus y, de este modo, se atraigan profesionales a la ciudad. Delgado afirmó que, en la situación actual, el sistema no va a aguantar hasta la puesta en marcha del nuevo hospital.

Problemas de frontera
Yusef Mimon (Global Center), Hassan Amaruch (Asociación de Hosteleros) o Enrique Alcoba (ACOME) llamaron la atención sobre la crítica situación fronteriza actual y el perjuicio que dicha situación supone para los intereses de comerciantes y hosteleros, que no reciben ni la clientela ni los suministros y mercancías provenientes de Marruecos.
Según Alcoba “la frontera es el denominador común de todos los problemas de la ciudad, y con el mantenimiento de esta situación al final se va a conseguir que todos nos unamos contra el Gobierno por la frontera”; Alcoba reforzó la tesis de Bohórquez al asegurar que, sólo en el centro, “este mes han cerrado 4 empresas”, “que alguien diga que vamos a mejor”.
Para Yusef Mimon, resulta crucial que se destine algún paso exclusivamente para turistas, y que se establezca algún tipo de filtro económico para dejar pasar por dicho puesto exclusivamente a aquellas personas que cuenten con recursos económicos suficientes como para generar actividad comercial en Melilla. Así mismo, defendió la integración aduanera afirmando que el IVA -atenuado o no- es un impuesto mucho más flexible que Aforos.

Contratos y desempleo
Francisco Llamas (Asesoría Melillense) hizo referencia, en relación con el alto desempleo y la ingente economía sumergida local, a que, en la actualidad, los empresarios melillenses están sujetos a un convenio colectivo que les implica que las contrataciones sean entre un 25 y un 30% más costosas que en la península. Para Llamas, resulta llamativo que “los sindicatos se pongan medallas” por conseguir convenios muy altos, cuando éstos resultan imposibles de cumplir y “nadie se adscribe a ellos”.

El lado positivo
Los inversores y empresarios de la península que acudieron a la reunión, así como Hassan y Hussein Hussein (Centros D2) quisieron aportar una visión positiva del futuro, resaltando el potencial de la ciudad y recordando que Melilla cuenta con innegables ventajas (como su régimen fiscal). Los hermanos Hussein insistieron en la necesidad de innovar, buscar nuevas alternativas en lugar de “pelear por las sobras” del subvencionismo: “En esta ciudad hace falta una semilla de emprendimiento”, concluyeron.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios