www.melillahoy.es

La Ciudad instalará una rampa de acceso en la puerta principal del cementerio cristiano

Flores y la bandera nacional en un hermoso homenaje
Flores y la bandera nacional en un hermoso homenaje (Foto: Guerrero)

De cara a la festividad de Todos los Santos, se ha instalado una nueva fuente de agua, se ha renovado la pintura en varias parcelas

martes 31 de octubre de 2017, 04:00h
La Ciudad Autónoma tiene previsto instalar una gran rampa de acceso al camposanto cristiano de la Purísima Concepción. El proyecto podrá ver la luz el próximo año, una vez finalicen los trabajos de reparación que a partir de la próxima semana se llevarán a cabo para reparar los desperfectos que provocó el terremoto de enero de 2016. Así lo adelantó ayer a este diario el viceconsejero de Control y Gestión de Servicios, Francisco Villena, que afirmó que a lo largo de estos días se afinan los preparativos para que los melillenses puedan acudir al camposanto y cumplir con la tradición de visitar a sus seres queridos en la festividad de Todos los Santos.
El viceconsejero de Control y Gestión de Servicios, Francisco Villena, explicó a este Diario que desde la primera semana de octubre se ha venido reforzando el trabajo que se desarrolla a lo largo del año en el mantenimiento del camposanto cristiano, de cara, en este caso, a la celebración de la festividad de Todos los Santos. Lo más destacado, en este tema, ha sido la obra que se ha llevado a cabo para renovar los colectores de aguas residuales de la parcela 17 y que obligó a desmontar una tumba y reflotarla posteriormente para que con el hormigonado del terreno no quedara hundida. Pero esta operación no estuvo exenta de polémica porque los familiares del finado se quejaron por el desmontaje de la tumba, temiéndose lo peor. "Pero todo se ha solucionado felizmente. Han podido comprobar que no ha habido problemas y que la tumba ha quedado perfecta", explicó el viceconsejero.

Por lo demás, se han venido realizado en el cementerio pequeñas obras de pintura, repaso de pasillos y "hemos instalado una nueva fuente en la zona de ampliación del cementerio, la nueva zona de nichos, para evitar así que los visitantes tuvieran que bajar a las fuentes del patio para recoger agua", indicó.

Manifestó Villena que gracias al trabajo de mantenimiento que se lleva a cabo a lo largo de todo el año en labores como pintura o parcheo, las operaciones que se llevan a cabo de cara a la festividad de Todos los Santos no son de gran calado. Es decir, "que se realizan sólo pequeños retoques". "Se trabaja todo el año y cuando se acercan estas fechas se remoza el cementerio, pero al ser un espacio a la intemperie, es normal que haya desperfectos, tanto por los efectos de la climatología como por la presencia de animales, como las gaviotas, que aunque ya no son tan numerosas como otros años, sí que derriban jarrones", dijo. Las labores de limpieza las ejecuta la empresa Eulen, merced a un contrato anual y el mantenimiento lo lleva a cabo el personal de Servicios Operativos.

Nueva rampa
Adelantó Francisco Villena que la próxima semana, una vez finalicen las fiestas, se iniciarán las obras de actuación para reparar los desperfectos que sufrió el cementerio tras el terremoto de 2016. Al parecer, los nichos son los más afectados. Aunque no se prevén desprendimientos, ni problemas mayores, sí que se va a actuar para reforzarlos a todos. También señaló que está en estudio en la Consejería de Fomento un interesante proyecto y es el de instalar una rampa en la gran escalera de acceso al cementerio cristiano. Esta operación obligará a crear una zona de acera a las puertas del recinto, y evitar como ocurre ahora, que tras las escaleras el viandante se enfrente directamente con la calzada. La instalación de la rampa, que podría ser una realidad en 2018, permitirá que la puerta de acceso en el lateral de la fachada principal quede únicamente para trabajadores y mercancías.

Tradición
Francisco Villena espera que este primero de noviembre el cementerio reciba miles de visitas de melillenses, tal como ocurre todos los años, porque "los melillenses son fieles a sus difuntos". Reconoció que en estos últimos días del mes de octubre no se ha visto demasiado movimiento de familias que acudan al camposanto a contribuir a los preparativos de esta próxima celebración, pero no descarta que se produzca a partir de hoy.

Indicó que al objeto de atender cualquier incidencia que pueda producirse el 1 y 2 de noviembre, se establecerá un retén de operarios integrado por barrenderos, fontaneros y de mantenimiento para dar una pronta respuesta. "Todos los años, por mucho que estemos atentos, se producen fugas o averías en las fuentes, por eso contamos con fontaneros para la ocasión", señaló. Se reforzará igualmente el personal administrativo encabezado por Mariano Carralero, administrador del Cementerio, que atenderá las consultas de los visitantes.

El retén de mantenimiento estará atento, igualmente, al funcionamiento del ascensor que ese día "sufre una importante sobrecarga de trabajo y que obliga a paradas para evitar que se recaliente el motor". Indicó que es completamente seguro, que apenas si tiene nueve años de vida y que junto a él se instaló una escalera metálica con descansillos, que vino a sustituir una de piedra que impedía las personas con escasa movilidad o los cochecitos de los niños poder superarla. La escalera metálica fue reparada hace un año sustituyendo varias planchas que presentaban un acusado deterioro por efecto corrosivo de la humedad salina del mar.
Visita obligada a la tumba del Soldado de los Milagros
Visita obligada a la tumba del Soldado de los Milagros (Foto: Guerrero)