www.melillahoy.es
Residuos recogidos por Guelaya de Arroyo Mezquita
Ampliar
Residuos recogidos por Guelaya de Arroyo Mezquita

Guelaya alegará el pliego de limpieza viaria de Melilla

Señala que "quedan lagunas como la limpieza en los cauces y arroyos, los espacios protegidos, el impacto sobre el cambio climático y el ruido”

martes 31 de octubre de 2017, 02:06h
El colectivo Guelaya-Ecologistas en Acción ha anunciado que presentará alegaciones al Pliego de condiciones técnicas de la limpieza viaria y recogida de basuras. En su opinión, “quedan numerosas lagunas por cubrir, como la limpieza en los cauces y arroyos, los espacios protegidos, el impacto sobre el cambio climático y la contaminación acústica de la maquinaria de limpieza por la noche.
Guelaya comienza admitiendo que "no nos importa decir que el actual pliego de condiciones es mejor que el anterior", pero a su juicio "sigue sin contemplar medidas ni incluir lagunas que ya fueron rechazadas en las alegaciones en el plan integrado 2012-2016".

Los argumentos que presenta el colectivo ecologista responden a tres problemas:
El primero, tiene relación con el ámbito territorial del contrato, que es todo el término municipal de Melilla. "Sin embargo, una parte significativa del territorio queda fuera de la recogida, sin que nadie se responsabilice de su limpieza" señala.

Así apunta que quedan excluidos de la recogida de residuos los cauces y arroyos de Melilla. "La ciudad y la confederación hidrográfica del Guadalquivir no se ponen de acuerdo en quién es el responsable" critica. Asimismo, asegura que no existe una normativa o reglamentación local sobre áreas verdes, que también están excluidas del pliego de condiciones técnicas.

En segundo lugar denuncian que el pliego no responde a las expectativas de una ciudad europea que lucha contra el cambio climático y contra la contaminación acústica, y el buen dormir de los vecinos.

De este modo subraya que el pliego permite el aumento de emisiones invernadero por parte de la empresa que se contrate y permite la libre producción de ruidos de la maquinaria de recogida de residuos, que en zonas de Melilla se utilizan de noche cuando los vecinos intentan dormir.

En tercer y último señala que el documento sujeto a alegaciones "está dirigido a mantener la incineración como solución al problema de los residuos en Melilla". Así, indica que "todos los residuos susceptibles de ser peligrosos que se generan de la ciudad (lodos de incineradoras, aceites industriales, residuos peligrosos de instalaciones (ENDESA), neumáticos usados…) quedan excluidos de la recogida de residuos". Según apunta, en todos los casos, "se trata de residuos industriales que se dejan fuera del contrato para facilitar que sea REMESA, la empresa que gestiona la incineradora, la que los recoja, para quemarlos en la incineradora y abaratar los costes de mantenimiento en detrimento de la salud pública, del medio ambiente, del ruido que los vecinos han denunciado recogido en el mapa estratégico de ruidos que la consejería contrató.

Guelaya comienza admitiendo que "no nos importa decir que el actual pliego de condiciones es mejor que el anterior", pero a su juicio "sigue sin contemplar medidas ni incluir lagunas que ya fueron rechazadas en las alegaciones en el plan integrado 2012-2016".

Los argumentos que presenta el colectivo ecologista responden a tres problemas:
El primero, tiene relación con el ámbito territorial del contrato, que es todo el término municipal de Melilla. "Sin embargo, una parte significativa del territorio queda fuera de la recogida, sin que nadie se responsabilice de su limpieza" señala.

Así apunta que quedan excluidos de la recogida de residuos los cauces y arroyos de Melilla. "La ciudad y la confederación hidrográfica del Guadalquivir no se ponen de acuerdo en quién es el responsable" critica. Asimismo, asegura que no existe una normativa o reglamentación local sobre áreas verdes, que también están excluidas del pliego de condiciones técnicas.

En segundo lugar denuncian que el pliego no responde a las expectativas de una ciudad europea que lucha contra el cambio climático y contra la contaminación acústica, y el buen dormir de los vecinos.

De este modo subraya que el pliego permite el aumento de emisiones invernadero por parte de la empresa que se contrate y permite la libre producción de ruidos de la maquinaria de recogida de residuos, que en zonas de Melilla se utilizan de noche cuando los vecinos intentan dormir.

En tercer y último señala que el documento sujeto a alegaciones "está dirigido a mantener la incineración como solución al problema de los residuos en Melilla". Así, indica que "todos los residuos susceptibles de ser peligrosos que se generan de la ciudad (lodos de incineradoras, aceites industriales, residuos peligrosos de instalaciones (ENDESA), neumáticos usados…) quedan excluidos de la recogida de residuos". Según apunta, en todos los casos, "se trata de residuos industriales que se dejan fuera del contrato para facilitar que sea REMESA, la empresa que gestiona la incineradora, la que los recoja, para quemarlos en la incineradora y abaratar los costes de mantenimiento en detrimento de la salud pública, del medio ambiente, del ruido que los vecinos han denunciado recogido en el mapa estratégico de ruidos que la consejería contrató.