www.melillahoy.es

El INGESA reitera los beneficios de la vacuna para grupos de riesgo

La campaña se inició este lunes
La campaña se inició este lunes

En Melilla sólo se vacuna el 37% de la población, lejos de la media nacional

jueves 02 de noviembre de 2017, 04:00h
Desde el 30 de octubre, en los 4 centros de salud del Área Sanitaria de Melilla se procede a la campaña anual de vacunación antigripal destinada a diferentes grupos de pacientes de riesgo que pueden tener complicaciones si contraen la enfermedad, así como a profesionales del sector público que tienen contacto con la población. Aprovechando el inicio de la campaña la Dirección Territorial del INGESA en Melilla recuerda que la cobertura de la vacunación antigripal, que en Melilla es del 37 %, está lejos de la media nacional, que se sitúa en el 55%, y del objetivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que es del 75% de la población mayor de 65 años. En este sentido, según el doctor Ruiz Olivares, responsable de Vacunas de la Ciudad Autónoma, el objetivo local este año es superar el 40%.
Hay que destacar que el virus de la gripe cambia cada año y por eso es necesario vacunarse anualmente. La vacuna de la gripe se formula cada año para contener los subtipos de virus que circularán con mayor probabilidad.

Complicaciones
Hay que recordar que la gripe puede ser particularmente grave para los pacientes con más riesgo de desarrollar complicaciones que pueden ocurrir en cualquier persona, pero son mucho más probables en personas de alto riesgo. Las complicaciones más frecuentes son neumonía, infección de oídos, infección de senos paranasales, deshidratación y empeoramiento de enfermedades crónicas tales como insuficiencia cardiaca congestiva, asma o diabetes.

En la población de mayor edad, la gripe puede causar y/o empeorar la enfermedad cardiovascular y cerebrovascular (infartos cardiacos y derrames cerebrales). Las complicaciones pueden acarrear la hospitalización (en el 5% de los casos1) y la muerte prematura, especialmente en la población de mayor edad y en las personas con enfermedades de base.

Sectores poblacionales
Toda la población mayor de seis meses que lo desee puede vacunarse contra la gripe, no hay impedimento. Está recomendada para las personas mayores de 65 años y a los grupos de población con condiciones de riesgo incluyendo enfermedades crónicas como las cardiovasculares (excluyendo hipertensión arterial aislada) y broncopulmonares; cáncer, infección por VIH; trastornos mentales y mujeres embarazadas (menores de 18 años) en cualquier trimestre de gestación.

Todo el personal sanitario y social directamente implicado en el cuidado de los pacientes que trabajen en hospitales, centros de salud, residencias y centros de atención a personas de alto riesgo, instituciones geriátricas, cuidados domiciliarios, y servicios de emergencias sanitarias como médicos, personal de enfermería, auxiliares, conductores de ambulancias, otro personal sanitario y administrativo en contacto con pacientes y estudiantes en prácticas.

Advierten los doctores que es muy importante que las personas que están en contacto con pacientes deben tener en cuenta que la gripe ya es transmisible durante el periodo de incubación. En concreto, 48 horas antes de que aparezcan sus síntomas en una persona, ésta ya puede ser foco de transmisión hasta cinco o seis días después de que desaparezcan los síntomas. En este aspecto inciden en que la persona que tenga la gripe debe tener especial cuidado en evitar ser foco de transmisión y, por ello, debe tomar medidas para su propagación, medidas básicamente higiénicas como al toser llevarse un pañuelo a la boca o lavarse con frecuencia las manos y, por supuesto, quedarse en casa para evitar el contagio a otras personas.


Los beneficios superan los riesgos
La Dirección Territorial del INGESA señala que, aunque hay algún posible riesgo relacionado con la vacunación, los beneficios superan estos riesgos y recomienda a los pacientes y al personal de los Servicios Públicos que acudan a su centro de salud para solicitar ser vacunados en días próximos ya que, desde el momento de la vacunación, se tardan alrededor de dos semanas en desarrollar anticuerpos y proporcionar protección al cuerpo.

Por su parte, el director territorial del INGESA, Francisco Robles, manifiesta que "un año más la administración sanitaria pública ofrece la vacunación antigripal, que nos va a permitir prevenir graves consecuencias de toda índole, desde las económicas por su gran difusión -días de baja-, hasta las propiamente sanitarias -alta ocupación de servicios sanitarios-". Añade que no hay que "olvidar el daño que ocasionan las muertes ligadas a la gripe de forma directa o actuando como colaboradora de otras graves infecciones. Por ello se pide actuar con responsabilidad para consigo mismo y con la sociedad mediante la vacuanción".

Por último, Robles apunta que "mención aparte merece el personal sanitario, que debe usar su papel de modelo a seguir, para promover una cobertura vacunal que nos aleje de los peores datos de toda España".