www.melillahoy.es
El exdelegado del Gobierno, Gregorio Escobar; el ex líder del PSOE de Melilla, Dionisio Muñoz y el presidente de CPM, Mustafa Aberchán, en los juzgados ayer
El exdelegado del Gobierno, Gregorio Escobar; el ex líder del PSOE de Melilla, Dionisio Muñoz y el presidente de CPM, Mustafa Aberchán, en los juzgados ayer

La enfermedad de uno de los jueces del caso voto por correo obliga a una segunda suspensión

La nueva vista se pospone al lunes 20 de noviembre, si el Tribunal Superior envío un juez sustituto o hasta el 9 de enero de 2018, cuando ya el magistrado Juan Rafael Benítez Yébenes regrese a su puesto de trabajo

martes 07 de noviembre de 2017, 01:43h
El juicio del "caso voto por correo" se ha suspendido por segunda vez. Si el pasado martes 10 de octubre tenía que aplazarse a este lunes 6 de noviembre por la decisión de última hora del principal testigo Nordín Abdel Lah Chadli de cambiar de abogado por "pérdida de confianza” en su primer letrado, en esta ocasión ha sido por una causa de fuerza mayor: uno de los tres magistrados que componen la Audiencia Provincial de Melilla está de baja médica durante al menos mes y medio. La nueva vista se pospone al lunes 20 de noviembre, si el Tribunal Superior envía un juez sustituto o hasta el 9 de enero de 2018 cuando ya el magistrado Juan Rafael Benítez Yébenes regrese a su puesto de trabajo.
A puerta cerrada y con la treintena de personas enjuiciados por la causa, entre ellas las que eran los principales dirigentes del PSOE como Dionisio Muñoz y el ex delegado del Gobierno Gregorio Escobar, y el ex presidente de la Ciudad Autónoma y dirigente de CPM Mustafa Aberchán, el presidente de la Audiencia Provincial Federico Morales comunicó la novedad de que uno de los tres magistrados estaba de baja.

Asimismo, según han explicado a MELILLA HOY fuentes cercanas al caso, se informó a todos los presentes que las vistas se podrían retomar en dos semanas si envían a la ciudad un juez sustituto o de lo contrario habría que esperar a enero, en concreto al día 9 de principios de 2018.

Esta segunda suspensión, aunque entendida por todos al tratarse de “una causa de fuerza mayor” como la enfermedad de uno de los tres jueces que van a juzgar el caso, causó igualmente la desazón de los encausados que llevan arrastrando esta causa desde hace nueve años.

Todos ellos han tenido que dejar a un lado sus quehaceres diarios para presentarse a las 9.30 horas a la Audiencia Provincial e incluso varios de ellos desplazar hasta nuestra ciudad a sus abogados contratados en la Península, pero finalmente han visto como por segunda vez se tiene que aplazar la sesión.

El único que ha hablado a la salida de los juzgados, el presidente de CPM Mustafa Aberchán, se mostró comprensivo con la razón esgrimida por el presidente del tribunal. "Entiendo que es una causa mayor que obviamente hay que respetar en tanto que afecta a la salud de uno de los letrados (en referencia a uno de los tres jueces que forman el tribunal) y hay que ser respetuosos".

Aberchán también ha admitido que "no hace faltar decir que el perjuicio de la demora está más que expresado, los diez años que llevamos esperando, pero con una razón justificada, obviamente habrá que seguir esperando".

Sobre la fecha para la reanudación de las vistas, Aberchán ha manifestado que "el juez lo ha explicado meridianamente claro: puede ser en este mes de noviembre si hay juez sustituto y si no fuera así, en enero".

Sea en una fecha o en otra, habrá que ver cómo influye el más que previsible cambio de versión del principal testigo así como la anulación de las escuchas telefónicas, que permitió suprimir uno de los delitos más importantes, el de malversación. Se mantienen, no obstante, el resto como delitos electorales, de falsedad, asociación ilícita, prevaricación, y malversación de caudales públicos. El tribunal, no obstante, será el que tendrá la última palabra una vez arranque un juicio, que se prevé muy largo en el tiempo.