www.melillahoy.es
Los acusados, testigos, periodistas y público aguardaron en un angosto pasillo el inicio de la vista
Ampliar
Los acusados, testigos, periodistas y público aguardaron en un angosto pasillo el inicio de la vista

Una espera “bajo el sol” de decenas de personas que se hizo eterna para los acusados

Provocó que más de uno sudara la "gota gorda", tanto por el calor como por los nervios

martes 07 de noviembre de 2017, 01:47h
La segunda planta de la torre que acoge los juzgados de Melilla se convirtió ayer, pasadas las nueve de la mañana, en un "enjambre" de personas. La estrechez de los pasillos provocó que más de medio centenar de semejantes, entre encausados, abogados, periodistas y ciudadanos que iban a seguir el juicio en calidad de familiares, amigos o curiosos, todo ello con el sol asomando por los inmensos ventanales de las Torres V Centenario, provocó que más de uno sudara la "gota gorda", como si de un partido de fútbol se tratara, sobre todo aquellos que iban vestidos con traje y corbata. Si a ello se le suman entrar a un juicio donde se piden nada menos que 231 años de prisión para 30 almas, no era de extrañar que la espera se hiciera cuanto menos incómoda.
Fueron más de treinta minutos de espera en ese angosto pasillo que se hizo eterno para más de uno por tanto humano concentrado en tan poco espacio. Si bien el juicio estaba fijado para las 9.30 horas, no fue hasta pasadas las 10 de la mañana cuando el oficial del juzgado fue llamando uno a los más treinta encausados del "caso voto por correo".

Así pudimos saber que el principal testigo de la causa, Nordín Lah Chadli , ya cuenta con nuevo abogado después de renunciar a última hora al letrado que tenía contratado desde los inicios de esta causa que se remonta al año 2008, aduciendo "pérdida de confianza" y que motivó la primera suspensión de este juicio el pasado 10 de octubre. Después de elegir a un abogado, este rechazó asumir la defensa, por lo que se le asignó uno de oficio, que ha correspondido al conocido letrado melillense Ignacio Alonso, que ha vuelto a su trabajo tras ocupar algo menos de un año el cargo de viceconsejero de Universidad en el Gobierno de Melilla.

Una vez dentro de la sala de vistas, y sin que aún se hubiera declarado la audiencia pública que permitiera el acceso de periodistas y público, el presidente del tribunal, Federico Morales, expuso a los presentes que la vista se tenía que suspender nuevamente, en esta ocasión por enfermedad de uno de los tres magistrados que componen el tribunal, integrado por Federico Morales (presidente la Audiencia Provincial), Mariano Santos y Juan Rafael Benítez Yébenes. Este último está de baja médica, según apuntaron fuentes cercanas al caso, al menos mes y medio, por lo que la Audiencia Provincial ha pedido un juez sustituto. Si éste llega en estos días, se reanudaría el lunes 20 de noviembre y si no fuera así, habría que esperar a enero de 2018, en concreto el martes día 9.

El crujir del suelo del juzgado denotaba que algo pasaba en el interior de la sala: todos los presentes volvían a salir al pasillo tras suspenderse la vista. Todos corrieron a la calle donde ya pudieron disfrutar del aire libre después de una mañana infructuosa, que les obligará a continuar con un juicio que les hace seguir con esta pesadilla que viven desde que fueron acusados de la presunta compra de votos en las elecciones generales de 2008, con cifras mareantes de prisión. Pero todo está en el aire.