www.melillahoy.es

BALONCESTO - LEB ORO

Dani Rodríguez fue otro de los destacados del encuentro de ayer
Dani Rodríguez fue otro de los destacados del encuentro de ayer (Foto: Guerrero)

Los azulones remontan con una gran defensa (84-77)

Los melillenses llegaron a neutralizar una desventaja que llegó a alcanzar los 13 puntos en los primeros minutos del tercer periodo

sábado 11 de noviembre de 2017, 04:00h
El Melilla Baloncesto, tras imponerse ayer al Sammic Hostelería, encadenó su segunda victoria consecutiva y escala hasta el segundo puesto en la clasificación, a la espera de los resultados que obtengan el ICL Manresa y el C.B. Prat en sus respectivos compromisos de este fin de semana. Pablo Almazán fue el más valorado de los locales (27 créditos), tras anotar 14 puntos y capturar 10 rebotes.
El Melilla Baloncesto, tras imponerse ayer al Sammic Hostelería, encadenó su segunda victoria consecutiva y escala hasta el segundo puesto en la clasificación, a la espera de los resultados que obtengan el ICL Manresa y el C.B. Prat en sus respectivos compromisos de este fin de semana.
Los melillenses no lo tuvieron nada sencillo para doblegar al conjunto azpeitiarra, que durante muchos minutos se mantuvo por delante en el electrónico, llegando a disponer incluso de una máxima renta de trece puntos (40-53) en el arranque del tercer acto. Los de Alejandro Alcoba, merced a un gran trabajo defensivo, fueron limando las diferencias hasta situarse arriba en el luminoso en el tramo final del encuentro.
Lo cierto es que el choque comenzaba de forma inmejorable para el decano con 4-0 de salida, con los puntos de Dani Rodríguez y Edu Durán. Los siguientes minutos se desarrollaron con constantes alternativas en el marcador, aunque ninguno de los dos equipos aventajó a su oponente en más de tres puntos (15-18). Este primer cuarto concluía con los visitantes mandando aunque por un exiguo 17-18, tras anotar Juan Rubio la última canasta.
El segundo asalto se lo adjudicaron de forma clara los de Lolo Encinas, tal y como reflejó el parcial del mismo (21-28). Con Alberto Ruiz de Galarreta como principal referente en ataque, el Sammic Hostelería se fue despegando en el electrónico, gozando de una máxima renta de nueve puntos (32-41). El Melilla Baloncesto, afortunadamente, no le perdió la cara al partido gracias a la aportación, sobre todo, de Fran Guerra. A los vestuarios se marcharían los de Alejandro Alcoba con un inquietante 38-46 en el electrónico.
El arranque del tercer periodo no fue nada satisfactorio para los intereses de los azulones, que, pese a comenzar anotando por mediación de Mamadou Samb, encajaron un 0-7 que les colocó con un peligroso 40-53, a poco más de siete minutos del término de estos terceros diez minutos. Cuando peor estaban las cosas llegó la reacción de los melillenses, que firmaron un 9-0 para acercarse a solo cuatro puntos (49-53), con la figura de Pablo Almazán emergiendo en el momento decisivo del choque. De aquí a la conclusión de este acto intercambio de canastas y 58-62 en el luminoso, después de convertir dos tiros libres Diego Kapelan con el reloj prácticamente a cero.
El periodo definitivo se iniciaba con un lanzamiento a tablero convertido por Marcos Portález, quien encontraba rápida respuesta por parte de Miki Servera y Pablo Almazán, autores de seis puntos seguidos (64-64). Los locales, por fin, después de mucho tiempo se pondrían por delante en el marcador (68-66), con dos tiros libres anotados por Mamadou Samb, a falta de siete minutos.
Dos más tarde, Lolo Encinas se vio obligado a parar el encuentro con 72-66 en el electrónico, un tiempo muerto que le dio sus frutos ya que los vascos consiguieron un 0-8 de parcial y se situaron dos arriba (72-74). Ahora fue Alcoba el que detuvo el partido para tratar de cambiar la dinámica negativa, algo que logró, puesto que los suyos firmaron en menos de cuatro minutos un 12-3 que les otorgaba el triunfo por 84-77. Dani Rodríguez y Fran Guerra resultaron claves en este arreón final.