www.melillahoy.es
Guelaya pide aumentar los presupuestos destinados a la preservación del medio

Guelaya pide aumentar los presupuestos destinados a la preservación del medio

Solicitan que haya “un esfuerzo” dirigido principalmente a la conservación de la biodiversidad y la lucha contra la contaminación

miércoles 20 de diciembre de 2017, 04:00h
La asociación Guelaya-Ecologistas en Acción emitió un comunicado en el que recordaba los Planes de Ordenación de Recursos Naturales que habían sido propuestos con motivo de la entrada de Melilla en la red europea de mantenimiento de la biodiversidad “Natura 2000”. Dichos planes implicaban la creación de una serie de puestos de trabajo destinados a la preservación de esa biodiversidad, puestos que han “caído en el olvido” dado que no se ha producido, en 5 años, ninguna inversión. Guelaya exigió un esfuerzo de la administración en los siguientes presupuestos, no sólo de cara a la recuperación de dichos Planes de Ordenación, sino también para el control de la contaminación atmosférica en la ciudad.
Guelaya emitió ayer un comunicado mediante el cual solicitaba a la Ciudad Autónoma un “esfuerzo en los presupuestos” destinados a la conservación de la biodiversidad y a la lucha contra la contaminación.
Guelaya recordó en el comunicado la elaboración de los Planes de Ordenación de Recursos Naturales, que se aprobaron en 2012 como condición impuesta por el Gobierno para que Melilla entrase dentro de la red europea “Natura 2000”, lo cual permitía que la ciudad contase con Zonas de Especial Conservación (ZEC) -áreas de gran interés medioambiental para la conservación de la diversidad-.
Según Guelaya, “no tiene sentido que la Ciudad Autónoma renuncie a crear los puestos de trabajo a los que se comprometió hace cinco años” con la aprobación de estos Planes de Ordenación de Recursos Naturales, plan que fue defendido por Guelaya y que llevó a la firma de un acuerdo con la Consejería de Medio Ambiente, a fin de desarrollar dichos planes para el barranco del río Nano y la zona de Aguadú.

Olvido
Según Guelaya, estos planes no se han ejecutado desde que se aprobaron, y los puestos de trabajo directos e indirectos que supuestamente iban a crearse a raíz de los mismos “han quedado en el olvido”.
Este “empleo verde” que, según Guelaya, la ciudad se comprometió a crear cuando aprobó los Planes de Ordenación de Recursos Naturales en 2013 todavía está por llegar, y con la llegada de los presupuestos de 2018 aparece “una oportunidad” de recuperar esta iniciativa que incluiría no sólo crear puestos de trabajo, sino también la creación de una sección de recursos humanos que apoye a la Consejería de Medio Ambiente a la hora de hacer frente al volumen de trabajo que tiene que abordar.
Según Guelaya, habiendo pasado ya los años de la crisis, el presupuesto local destinado a conservación debería aumentar, ya que “se ha mantenido en 0”, y ponen como ejemplo de dicha falta de asignación presupuestaria el hecho de que Melilla es “el único territorio español que no ha adquirido equipos para el análisis de la contaminación atmosférica”.

Contaminación
Para Guelaya, la cuestión de la contaminación es un asunto de sanidad ambiental, y recuerdan los datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente de 2016, en los que se fijó el impacto de la contaminación atmosférica en España en un total de 30.000 muertes prematuras.
“Año tras año seguiremos pidiendo a la Ciudad Autónoma que asuma su responsabilidad de informar a la población de los repuntes en la contaminación atmosférica, no sólo de la producida en nuestra ciudad, sino de cualquier fuente de contaminación exterior a Melilla”
El problema de la contaminación atmosférica chirría especialmente en lo tocante a los gases emitidos por los vehículos dedicados al comercio atípico -viéndose especialmente afectados por la contaminación en este caso los agentes que operan en los pasos fronterizos-; según Guelaya, la nueva política de control fronterizo es una oportunidad para controlar las ITVs de los vehículos, “muchos de los cuáles jamás pasarían una ITV en España”.
Para el grupo ecologista, las medidas de control de la contaminación son vitales, y las personas “tienen derecho a que se se las avise de lo que están respirando cuando salen a la calle”.