www.melillahoy.es
Multitudinaria concentración para protestar por la situación de Palestina

Multitudinaria concentración para protestar por la situación de Palestina

La decisión de Donald Trump de reconocer Jerusalén como capital de Israel ha provocado la indignación de la población musulmana de la ciudad

sábado 23 de diciembre de 2017, 04:00h
Varios cientos de personas se concentraron ayer en el Monolito de la Constitución para protestar por la decisión de Donald Trump de reconocer Jerusalén como la capital de Israel y para pedir que el Gobierno, tanto a nivel Autonómico como Nacional, se posicionase en contra de dicha decisión, que consideran que supone un paso más en el “exterminio” del Estado Palestino a manos de un “Estado terrorista” como Israel. Se produjeron duras críticas al sionismo y el enfoque religioso no faltó a la cita.
Multitudinaria concentración para protestar por la situación de Palestina
Multitudinaria concentración para protestar por la situación de Palestina

Ayer, a partir de las 14h -coincidiendo con la finalización del rezo del viernes- CpM convocó una concentración para protestar por la decisión de Donald Trump de reconocer Jerusalén -hasta entonces de soberanía compartida y gestionada por la ONU- como la capital del Estado de Israel.
José Palazón fue el encargado de leer un manifiesto en el que se condenaban los “más de 50 años de ocupación y genocidio” perpetrados por Israel en Palestina y se afirmaba que la decisión de Trump supone “un paso más hacia el exterminio de todo un Estado”.
Palazón pidió “contundencia” contra Israel y consideró que la decisión de EEUU “invalida” cualquier mediación de su país para la resolución del conflicto.
El manifiesto terminó con la exigencia de que el Gobierno se posicione en lo referente a esta cuestión, rechazando la decisión de EEUU.

Tensión religiosa

La concentración pro-Palestina, que atrajo a varios centenares de personas, comenzó con un coro generalizado de consignas lanzadas por la diputada Fátima Kaddur, de entre las que destacaban “Palestina vencerá” o “Libertad al pueblo palestino”, al que siguió un discurso en árabe, jalonado por gritos de “Allahu Akbar” que salían de entre el público.
Ya en castellano, en el discurso previo a la lectura del manifiesto, se acusó a los israelitas de pretender destruir la mezquita de Al Aqsa (en Jerusalén) para “reconstruir el templo de Salomón”. A pesar de que las consignas y acusaciones iban dirigidas contra los “sionistas”, no contra los hebreos, algunos asistentes hicieron comentarios despectivos acerca de la diáspora judía, afirmando que “se arriman al sol que más calienta” o directamente llamándolos “cucarachas”.