www.melillahoy.es
La necesidad más acuciante de Justicia en Melilla tiene que ver con el espacio

La necesidad más acuciante de Justicia en Melilla tiene que ver con el espacio

El decano de los jueces afrimó que la falta de espacio en las torres es “crítica” y pidió que se adopten soluciones a lo largo del año 2018

viernes 05 de enero de 2018, 04:00h
Fernando Germán Portillo, decano de los jueces en Melilla, atendió a este medio para hablar sobre la situación actual de la justicia local y las previsiones para 2018. En cuanto a los procesos que comenzarán este año, el decano destacó el “caso Arquitectos” como el más relevante, y volvió a llamar la atención a cerca de las carencias de la administración local de justicia que, si bien no está tan mal como tras de España, tiene acuciantes necesidades sin satisfacer, de entre las que la más importante es la necesidad de espacio. No está previsto que esta falta de espacio, que el decano tildó de “grave” o “crítica”, tenga solución en 2018, aunque German Portillo no dejó por ello de “pedirlo por reyes”.

El decano de los jueces de Melilla, Fernando Germán Portillo, atendió a este medio para valorar la situación actual de la administración de justicia melillense y para comentar las perspectivas de cara al nuevo año que comienza.
En relación con los grandes juicios que comenzaron en el último tercio de 2017, destacando entre ellos el caso del voto por correo, Germán Portillo afirmó que espera y confía en que en este 2018 otros tantos procedimientos que se encuentran en fase de instrucción se archiven o pasen a juicio. Uno de estos “grandes” casos que previsiblemente comenzará en 2018 será el “caso Arquitectos”. Refiriéndose a los largos plazos en que se desarrollan estos procedimientos, el juez decano mostró su deseo de que la justicia se agilice para “cumplir con las expectativas y las necesidades de los ciudadanos”.

Plantilla y espacio
El juez decano recordó que una de sus peticiones habituales a la Administración General de Justicia suele estar relacionada con la aparentemente endémica falta de medios y personal que sufre la justicia melillense. A pesar de ello, el juez decano reconoció que nuestra situación es “bastante mejor” que la de otras administraciones, que “están mucho peor” y afirmó que en 2018 la situación de la plantilla mejorará ligeramente, entre otras cosas por un aumento del personal dedicado al juzgado de lo social, mejora que se producirá por el ligero aumento en la plantilla de funcionarios y al habertambién un refuerzo en el juzgado de lo social, que servirá “para aliviar el atasco que existe en este servicio”. A pesar de la perspectivas de mejora para 2018, el decano de los jueces recordó que la situación sigue siendo bastante mejorable y que “en el país de los ciegos, el tuerto es el rey”.
Según el criterio del juez decano la necesidad más acuciante de la justicia local tiene que ver con el espacio disponible en la sede de los juzgados, “ya sea adquiriendo algún edificio externo donde podamos externalizar servicios como el registro civil o ya sea adoptando otras medidas”; Germán Portillo afirmó que, entre los problemas derivados de la falta de espacio se encuentra que tienen un problema grave de archivo (para la custodia y depósito de efectos y documentos), que el juzgado de guardia ”se ha quedado pequeño” y que, además, con la configuración actual, no se está cuimpliendo la normativa en materia de legislación de menores, ya que el juzgado destinado a este propósito se encuentra en la misma ubicación que el juzgado para mayores de edad.
El decano, en contra de las previsiones, pidió “por reyes” a la Administración que busque solución para estos problemas de espacio.

El edificio y la prevención de riesgos laborales

Preguntado por la situación de las torres del V centenario, una infraestructura que fue muy criticada por su predecesor como decano, Fernando Germán Portillo aseguró que -al menos en materia de prevención de riesgos laborales- se han tomado medidas como la eliminación de los balcones. El decano afirmó que el edificio cumple con todos los requisitos estructurales y, aunque recordó que el propósito original de la construcción no era albergar los juzgados, la limitación actual es más de espacio que de características.