www.melillahoy.es
Declaran los dos policías que detuvieron al hombre acusado de quebrantamiento

Declaran los dos policías que detuvieron al hombre acusado de quebrantamiento

El hombre fue “cazado” descolgándose por la azotea del edificio donde reside su mujer, con la que tiene una orden de alejamiento

jueves 11 de enero de 2018, 04:00h
La Fiscalía se reafirmó ayer en su petición de 9 meses de cárcel para el hombre que fue “cazado” descolgándose de una azotea tras supuestamente incumplir una orden de alejamiento de su mujer que se le había impuesto días atrás. Tras tener que aplazarse el juicio el pasado diciembre, el proceso se retomó ayer con las declaraciones de los dos agentes de paisano que presenciaron cómo se descolgaba de la terraza e intervinieron en su detención. Según los agentes, el acusado salió por la fachada del edificio hasta entrar en casa de un vecino. La defensa achaca el suceso a “una pequeña confusión” del acusado (en relación con la orden), que además se encontraba visitando a su madre enferma, y pide por tanto la libre absolución para el mismo.
Ayer finalizó el juicio contra el hombre que fue “cazado” descolgándose por la azotea del domicilio de su mujer tras denunciar ésta que había quebrantado la orden de alejamiento que le había sido impuesta.
La vista, que tuvo que aplazarse hasta ayer por no encontrarse entonces disponibles para declarar los agentes que acudieron a la llamada, se reanudó ayer con las declaraciones de los agentes de la policía nacional. Según afirmaron ambos agentes, el día de los hechos -1 de diciembre de 2017- acudieron a la llamada un zeta y una patrulla de incógnito; mientras los compañeros uniformados del zeta entraban a la vivienda, dos agentes de paisano se quedaron fuera vigilando el perímetro. Los agentes uniformados informaron de “pasos en la azotea” y fueron los de paisano los que presenciaron cómo el acusado se “descolgaba” por la fachada del edificio, introduciéndose en la casa de un vecino, momento en el cuál se produjo la detención. El acusado, que se entregó sin resistencia y que declaró en el momento encontrarse en el edificio para visitar a su madre enferma, tenía un corte en la mano.
Tras los testimonios, la Fiscalía se reafirmó en su petición de un total de 9 meses de prisión por un delito de quebrantamiento de condena, mientras que la defensa pidió la libre absolución del acusado, argumentando que el suceso se había producido por “una pequeña confusión” con los términos de la orden de alejamiento y que el acusado “sólo quería visitar a su madre”.
Haciendo uso de su derecho a la última palabra, el acusado afirmó que desconocía que su mujer estaba en el edificio, que sólo quería ver a su madre enferma y que su hermana le había dicho que su mujer no estaba.