www.melillahoy.es

Una caída que se veía venir

sábado 13 de enero de 2018, 04:00h
Estos malos resultados de nuestro aeropuerto, con una caída del 1,7% en 2017 respecto al año anterior, deben servir para trabajar con un mayor impulso en la recuperación de las líneas aéreas que perdimos el año pasado. La Ciudad Autónoma lleva meses en este objetivo mediante la declaración como Obligación de Servicio Público (OSP) las líneas de Almería, Granada y Sevilla
La red de Aena hizo ayer balance del recién terminado año 2017, en el que sus aeropuertos cerraron con más de 249,2 millones de pasajeros, un 8,2% más que en el año anterior. Los resultados indican que 2017 fue el mejor año de su historia, tras superar en 19 millones de viajeros el registro de 2016 con el que se batía el récord alcanzado en 2007, previo a la crisis, concretamente 210,4 millones de viajeros.
En Melilla, por desgracia, no podemos decir lo mismo porque de los cuatro aeropuertos españoles que terminaron 2017 con números negativos, uno es el de nuestra ciudad. Esto es algo que se veía venir, después de que hace justo un año se nos cerraran las puertas vía aérea de Granada y Almería, las dos líneas aéreas que fueron suprimidas en enero de 2017. Lógicamente, las estadísticas de pasajeros y operaciones han sufrido un descenso en el aeropuerto de Melilla, algo que de forma muy probable impida que nuestra ciudad repita esa tendencia al alza en sus transportes, lo cual todavía se desconoce hasta que el puerto no dé a conocer su balance de resultados del año pasado. No obstante, cabe suponer que también haya experimentado una bajada como en el aéreo, ya que aunque en este caso no ha habido pérdida de líneas, cabe recordar que en la Operación Paso del Estrecho (OPE) nuestro puerto sufrió una considerable sangría de pasajeros a favor del vecino puerto de Nador.
Estos malos resultados de nuestro aeropuerto, con una caída del 1,7% en 2017 respecto al año anterior, deben servir para trabajar con un mayor impulso en la recuperación de las líneas aéreas que perdimos el año pasado. La Ciudad Autónoma lleva meses en este objetivo mediante la declaración como Obligación de Servicio Público (OSP) las líneas de Almería, Granada y Sevilla. Aunque el Ministerio de Fomento ha dado su apoyo a este anhelo, eso costará dinero. Probablemente la inversión que se ha ahorrado en el contrato marítimo con la adjudicación a la oferta de cero euros de Trasmediterránea se destinará a ese paso adelante que Melilla necesita en sus conexiones aéreas, o bien a la financiación de la bonificación del 50% aprobada ya para el transporte de mercancías, como ya han apuntado desde Fomento.
Es necesario recuperar esas líneas perdidas para tener más puentes hacia la península. Los transportes en Melilla son un aspecto vital para esta ciudad por lo que suponen nuestras conexiones con el resto del territorio nacional.