www.melillahoy.es
Petición de un año y medio de cárcel por agredir a un agente al huir de su detención

Petición de un año y medio de cárcel por agredir a un agente al huir de su detención

El acusado, que estaba en busca y captura, fue identificado por un agente fuera de servicio y huyó a la carrera al tratar éste de detenerle

miércoles 17 de enero de 2018, 04:00h
En la madrugada del 11 de diciembre de 2016 un agente fuera de servicio identificó a un individuo que se encontraba en busca y captura. Tras identificarse y al tratar de detenerlo, el hombre le propinó un golpe y comenzó a correr en dirección al Parque Forestal. Al tratar de saltar la valla, el agente le dio alcance, agarrándolo de un pie. Con el ánimo de zafarse, el acusado propinó sendas patadas al agente -causándole lesiones- por lo que finalmente lo soltó permitiéndole huir. El Ministerio Fiscal interesó para el acusado una pena de un año y medio de prisión por un delito de atentado, además de una multa de 720 euros por un delito de lesiones.
El 11 de diciembre de 2016, sobre la una y media de la madrugada, un Policía Nacional franco de servicio se encontraba en la Calle Andalucía (Barrio del Real) cuando, tras identificar un coche sospechoso, vio salir del Autoservicio Barcelona a un individuo al que identificó de inmediato por encontrarse éste afectado por una orden de busca y captura de los juzgados -interpuesta por no haber abonado el pago de una responsabilidad civil-.
Tras identificarle, el agente fuera de servicio, que es miembro del grupo de delincuencia urbana de la Policía, se aproximó al acusado “enseñándole el carnet” e identificándose como agente de policía, tras lo cual le informó de que estaba detenido.
Según declaró el propio agente en la sala, el acusado, que era “bien conocido” por la Policía ya que llevaban tiempo tras é, “trató de librarse” aprovechando la circunstancia de que tiene un hermano gemelo. Al fracasar la intentona de hacerse pasar por su hermano, golpeó al agente y comenzó a correr en dirección al Parque Forestal.
El agente lo persiguió, dándole alcance cuando el acusado trataba de saltar la valla perimetral del Parque Forestal, y agarrándole de la pierna para tratar de que no escapase. El acusado, según declaró el agente, comenzó entonces a “patearle” con la pierna que tenía libre, con el objetivo de zafarse. Las patadas del acusado impactaron en la cara, los brazos y el pecho del agente, que finalmente cayó de espaldas al suelo liberando al acusado del agarre y permitiendo así que éste escapara.
Según la versión del acusado, el agente no se identificó en ningún momento con algún documento que acreditara que en efecto se trataba de un policía, “no enseñó placa, me dijo que era policía sólo con la boca”. Tras la intervención del agente afirmó “asustarse” y “ponerse nervioso”, motivos por los que salió corriendo.
Si bien el acusado reconoce que trató de zafarse del agente al escalar la valla, negó que su intención fuera dañarle, “sólo sacudí la pierna para librarme”.
El Ministerio Fiscal pidió para este hombre una pena de un año y medio de prisión por un delito de atentado contra la autoridad, más una multa de 720 euros por un delito de lesiones leves.
La defensa, por su parte, puso en duda la consideración de que el delito fuera de “atentado”, ya que “no existió ni acometimiento ni intención de enfrentarse al agente en ningún momento” y, aunque pidió la absolución para el acusado, también quiso indicar a la juez de la sala que, en el caso de que optase por dictar una sentencia condenatoria contra el mismo, dicha sentencia debería ser por un delito de desobediencia, que desde la óptica de la defensa encajaría mejor con la descripción de los hechos.
Al hacer uso de su derecho a la última palabra, el acusado rompió a llorar y dijo: “Tengo a mis niños que me están esperando”.