www.melillahoy.es
Una de las salas de los juzgados de Melilla
Una de las salas de los juzgados de Melilla

La Fiscalía fuerza a una testigo a decir a qué partido votó en las elecciones de 2008

La defensa considera este tipo de preguntas una vulneración de derechos constitucionales como es el secreto del voto

domingo 21 de enero de 2018, 04:00h
La fiscal del caso ‘Voto por correo’, y no la defensa como por error se publicó en la edición de ayer, forzó a una testigo a decir en la sala de vistas a qué partido votó en las elecciones generales de 2008, a pesar de la advertencia de la defensa de los acusados, todos ellos miembros de CPM y PSOE, de que se podría estar vulnerando un derecho constitucional como es el secreto del voto. La mujer se negó en un principio a decir a quién vota pero dada la intensidad del interrogatorio y la insistencia en la pregunta de la representante del Ministerio Público, la testigo entre lágrimas desveló que ella vota a CPM.
La defensa de los acusados mostró sus quejas por este hecho pero el presidente del Tribunal, al tiempo que aclaraba que “no se trata de saber el voto sino el procedimiento de esa presunta trampa”, no interrumpió el interrogatorio por el que la fiscal quería saber el signo del voto de la testigo, que entre sollozos y a pesar de su negativa, finalmente tuvo que revelar su voto.

Juicio
Un hecho que ha sido duramente criticado por la parte de los acusados, que considera que se están sobrepasando los límites, con el fin de encontrar entre los cientos de testigos, alguien que dé cobertura a la acusación de la presunta comisión de un delito electoral.

Asimismo, sostienen que la aceptación de este tipo de preguntas, en la que un votante no puede mantener su derecho al secreto de voto y se ve obligado a revelar su ideología, lo único que puede lograr es que estas personas desistan a partir de ahora de participar en comicios electorales, si ello después les puede llevar a tener que poner sobre la mesa la opción política por la que normalmente votan.

También han dejado patente que ello puede suponer una indefensión de los testigos en una causa en la que se piden condenas muy altas por la supuesta compra de votos en las elecciones generales de 2008, en las que CPM y PSOE concurrieron en una lista conjunta.

Declaraciones realizadas
Otra de las cuestiones que preocupa entre los acusados es el hecho de que se dé por bueno las declaraciones realizadas en dependencias de la Guardia Civil, aún cuando han señalado que no se realizaron con todas las garantías, cuando se realiza la pregunta “Usted lo que manifestó en la Guardia Civil es verdad”, porque si responden afirmativamente, aún cuando no recuerden lo que dijeron en dependencias policiales, ello les suponga asumir todo lo que manifestaron en la Comandancia aunque en la actualidad no se estén de acuerdo con lo reflejado por escrito en ese momento en la Guardia Civil.