www.melillahoy.es
Piden 21 meses de prisión a un marroquí por agredir a otro y robarle el móvil

Piden 21 meses de prisión a un marroquí por agredir a otro y robarle el móvil

El acusado afirma que la denuncia es falsa y que todo se debe a la animadversión que le tiene el denunciante a raíz de una pelea de dominó

miércoles 24 de enero de 2018, 04:00h
Hace justo un año, un ciudadano marroquí denunciaba una agresión y el robo de su teléfono móvil en el barrio de las Palmeras a primera hora de la mañana, cuando se dirigía a buscar trabajo en nuestra ciudad. El acusado, otro ciudadano marroquí, presentó una versión de los hechos muy diferente, según la cual ambos se encontraban jugando al dominó en un cafetín de Farhana -varios días antes de la denuncia en España- cuando, tras una pelea provocada por el juego en la que casi llegaron a las manos, el denunciante decidió vengarse denunciando al acusado -por los mismos hechos- ante la Gendarmería marroquí. La Fiscalía pidió 21 meses de prisión y el pago de una multa de 1.080 euros.

Según la descripción de los hechos realizada por la víctima, un ciudadano marroquí que necesitó de la asistencia del intérprete de los juzgados para prestar declaración, el 24 de enero de 2017, sobre las nueve de la mañana, iba caminando por el barrio de las Palmeras cuando un individuo le golpeó fuertemente por detrás, derribándolo y propinándole más golpes, para posteriormente arrebatarle el teléfono móvil y un total de cinco euros que llevaba en el bolsillo. “Yo venía buscando trabajo a Melilla, desde Marruecos”.
Tras la agresión, la víctima fue abordada por un tercero que dijo saber quién había sido el agresor. Durante su declaración, el denunciante negó conocer de nada al acusado.

Dominó
La versión del acusado, también ciudadano marroquí, que se “gana la vida” limpiando cristales y sacando basura en la zona centro de Melilla, es radicalmente diferente a la proporcionada por el denunciante.
Si bien el denunciante afirmó no conocer de nada al acusado, tanto éste como uno de los testigos que se presentó en el juicio (otro trabajador marroquí) afirmaron ser vecinos -puesta con puerta- del denunciante.
Según la versión del acusado, que sostuvo en todo momento que jamás había agredido ni robado al denunciante, el problema había surgido unos días antes de la denuncia, concretamente el sábado día 21 de enero, cuando ambos hombres -además del testigo- se encontraban jugando al dominó en un cafetín de la localidad de Farhana.
Durante dicha partida, acusado y denunciante se enzarzaron en una discusión que derivó en insultos y que habría llegado a las manos de no ser por la intervención del resto de hombres que allí se encontraban. Según afirmó el acusado, tras este conato de pelea el denunciante quiso tomarse la revancha y presentó una denuncia en Marruecos por hechos similares a los denunciados en España. Denuncia que fue archivada por falta de pruebas.
El Ministerio Fiscal pide para el acusado un total de 21 meses de prisión por un delito de robo con violencia, además de una multa de 1.080 euros por un delito de lesiones.

La denuncia en Marruecos

La defensa, que pidió la libre absolución del acusado, presentó pruebas de una denuncia realizada por la supuesta víctima en Marruecos por los mismos hechos. En dicha denuncia, fechada el 23 de enero, se manifestaba que el acusado había agredido al denunciante por detrás cuando se encontraba en Marruecos, a las 21h del día 21 de Enero, de camino a su casa. En esta denuncia, acusa ante la Gendarmería al mismo hombre de haberle un teléfono y 150.000 dirhams. Al ser cuestionado por la defensa a colación de esta primera denuncia, la supuesta víctima afirmó que se trataba de los mismos hechos y que todas las incongruencias entre la declaración en España y la declaración en Marruecos (fecha, lugar, hora, objetos robados) habían sido producto de equivocaciones de la Policía marroquí a la hora de redactar la denuncia.