www.melillahoy.es
Melilla Hoy 23/10/2017    6 de abril de 2020

Editorial

Carta del Editor

Gobierno de distribución igualitaria de la miseria
Oigo decir que este Gobierno socialista-comunista nos precipita a una dictadura distópica perfecta. Distopía, o antiutopía, es una sociedad ficticia indeseable en sí misma. Perfecta, en este caso, quiere decir absolutamente mala, totalmente indeseable. Algo parecido a lo que describió el británico Aldous Huxley en su “Un mundo feliz” o el checo George Orwell, en “1984” y “Rebelión en la granja”.
Los datos del paro pesan y fue una de las malas noticias que nos dejó la jornada de ayer. La otra, la segunda muerte por coronavirus en Melilla que, además, era un rostro conocido: Rosendo Quero. Pero ya llevamos varios días malos ante la constatación del desastre por parte de quienes llevan el timón en mitad de esta tempestad
Vemos que esta petición de tener en Melilla un buque de la Armada no era nada descabellado. Hoy ya va a ser una realidad y damos la bienvenida al buque Galicia. Ojalá su intervención no sea necesaria finalmente porque eso significará que hemos sido capaces de controlar el coronavirus con nuestros medios sanitarios
El test a todo el personal de la Residencia de Mayores, ya
Tras adelantar anoche el periódico la noticia del primer caso positivo en la Residencia de Mayores de Melilla, en los perfiles de MELILLA HOY en Twitter y Facebook, fueron varios los trabajadores de esta instalación que denunciaron públicamente que no se les ha realizado los test del Covid-19 a toda la plantilla, negando lo que horas antes había manifestado la delegada del Gobierno Sabrina Moh, y exigían que se les hiciera por el temor que tienen a estar contagiados y no saberlo, con el consiguiente riesgo para sus hijos, parejas y resto de familiares.
Gobiernos problema
Las discrepancias internas y la mala gestión del Ejecutivo presidido por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias son tan evidentes como graves e inocultables. Lo mismo ocurre con el Gobierno local de, por orden de votos, Mustafa Aberchán, Gloria Rojas y Eduardo de Castro.
Ya estamos en la paralización económica absoluta, mientras seguimos sin saber cuántas personas están, de verdad, infectadas en España y, muy especialmente, en Melilla

Carta del Editor

Sectarismo culposo
Sectarismo culposo
Se cumplió ayer la segunda semana de supresión, por el Gobierno, de derechos fundamentales, de libre circulación y de reunión, de los ciudadanos españoles. Supresión -ampliada esta semana en otros quince días más- que nuestra Constitución no contempla para el estado “de alarma” que el Gobierno decretó. Sí lo contempla para el estado “de excepción”, que Sánchez no se atrevió a intentar aplicar para no desairar a Podemos y a los independentistas catalanes y vascos, de los que depende su presidencia, anteponiendo “la conveniencia política, incluso en ocasiones tan graves como esta, sobre la protección de la ciudadanía”, como escribió nada menos que Juan Luis Cebrián, el factótum de El País y del progresismo como religión, muy práctica especialmente para él.
Los sanitarios se merecen los aplausos de los melillenses cada hora
(Foto: CAM)
Los melillenses, al igual que el resto de ciudadanos españoles, han vuelto a agradecer este viernes con aplausos desde sus casas la labor que está realizando el personal sanitario, de emergencias y demás gremios fundamentales en la lucha contra la crisis sanitaria del coronavirus. Durante catorce días seguidos, los ciudadanos de todo el territorio nacional han salido a sus balcones, terrazas y ventanas para aplaudir y lanzar vítores en reconocimiento a la labor de los profesionales de servicios básicos que garantizan el funcionamiento de los servicios básicos durante estos días de confinamiento.
A nadie se le escapa que, cuando acabe el estado de alarma y podamos, por fin, salir a la calle, será muy difícil enfrentarse a unos meses, si no años, muy duros para recuperar la salud de nuestra economía, que en Melilla ya estaba tocada. Algunos, recuerden, utilizaban la metáfora de que Melilla, económicamente, estaba en la UVI y que esta ciudad se estaba muriendo. El coronavirus puede ser la puntilla si no se empieza a actuar ya
En la grabación, de solo 10 segundos de duración, se puede ver a una veintena de jóvenes escapando al ver aparecer a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para no quedarse en casa. Si eso ocurre en 10 segundos, ¿se imaginan qué no ocurrirá en las 23 horas y 50 segundos restantes del día?
0,25