www.melillahoy.es
Melilla Hoy 23/10/2017    18 de julio de 2019

Editorial

“Tengo la disposición de ayudar en todo lo que sea posible, pero sobre todo voy a trabajar para Melilla e intentaré satisfacer a todos. Sé que es difícil contentar a todo el mundo, pero soy muy melillense y el deporte siempre lo he visto como algo por el que Melilla se debe sentir orgullosa”, resalta el nuevo responsable deportivo de la Ciudad Autónoma

Carta del Editor

Pobre Melilla
(Foto: Guerrero)
“Pobre Melilla”, era el titular de nuestro Editorial del viernes, tras conocerse, por fin, la composición del Ejecutivo de nuestra ciudad, que se esperaba con gran expectación y que ha significado, en términos generales, una gran decepción, encabezada por el inaudito nombramiento del consejero de, nada menos, Economía, Hacienda y Trabajo, un área clave para Melilla y la innovación, en la que Eduardo de Castro, el presidente del milagro -más debido a deméritos ajenos que a méritos propios- ha colocado a una persona en la que se dan todas las características, absolutamente todas, contraindicadas para ser nombrado para tal cargo.
Es importante que el nuevo Gobierno tenga claro que esta administración tripartita no puede contribuir al agravamiento de uno de sus mayores problemas, la lentitud, aunque sea comprensible que su funcionamiento sea ahora más complejo por la necesidad de una negociación previa para consensuar cualquier decisión por la ausencia de mayorías absolutas en esta legislatura
Eduardo de Castro, que ahora está más que encantado de conocerse a sí mismo, tras el fallo monumental de sus personales decisiones a la hora de nombrar él mismo a varios de los miembros del Gobierno, incluyendo el asombroso hecho de nombrarse a sí mismo como responsable de Seguridad Ciudadana, hizo público anteayer su deseo de que los melillenses vean este nuevo Ejecutivo como “el Gobierno del cambio que quiere devolver la ilusión a los ciudadanos”.
Situación muy difícil de Melilla
Un grave error en el nombramiento de ciertos puestos claves de la Administración pública local llevaría a la ciudad a una guerra, incruenta pero terrible e inevitable, de la que el máximo responsable será el político que tome tal decisión.
José Antonio Jiménez Villoslada y Eduardo de Castro
José Antonio Jiménez Villoslada y Eduardo de Castro

A la pregunta de MELILLA HOY, el secretario general de la Ciudad Autónoma respondió que no podía hacer ningún pronunciamiento público sobre el cese del anterior Gobierno antes del nombramiento de uno nuevo, impidiéndoles seguir en funciones, por hallarse el caso “sub iúdice”

MELILLA HOY se puso ayer en contacto con el secretario general de la Ciudad Autónoma de Melilla, José Antonio José Antonio Jiménez Villoslada, para que explicara esta situación, dado que se trata del funcionario con el rango más alto del Ayuntamiento.

A la pregunta de si había hecho alguna advertencia de ilegalidad, ya sea oral o escrita, al presidente de la Ciudad sobre su decisión de cesar a los consejeros y viceconsejeros cuando aún no había nombrado a sus sustitutos, José Antonio Jiménez Villoslada respondió que no podía hacer ningún pronunciamiento público precisamente por hallarse el caso “sub iúdice”.
Luisma Rincón, presidente de la U.D. Melilla
Luisma Rincón, presidente de la U.D. Melilla

Lo cierto es que la U.D. Melilla y el Melilla Baloncesto son los que parecen estar más expectantes, ya que necesitan saber lo antes posible con qué subvención van a poder contar para empezar a planificar sus respectivos proyectos de cara a la temporada 2019-2020.

Carta del Editor

Continúan la incertidumbre y los rumores
Juan Ramón Rallo es, muy probablemente, el economista más brillante y profundo que existe hoy en España. “El problema laboral de España no son los sueldos”, titulaba en uno de sus “Análisis” el domingo pasado en el diario La Razón. Comentaba que en España se habla mucho de mileuristas, pero demuestra, con datos -como siempre- que el coste que un empresario está asumiendo al contratar a un trabajador es muy superior a lo que este percibe porque, en el caso de que la Seguridad Social no metiera el cazo en los sueldos de los españoles, recibirían un 30% más de lo que reciben y, por ejemplo, el sueldo más frecuente en España pasaría de 17.482 euros anuales a 22.709 euros, casi 1.900 euros mensuales, ya casi bimileuristas. “No se trata, pues, de que los costes salariales sean muy bajos en España, sino de que el sector público se apropia de un elevado porcentaje de los mismos”, concluye -y acierta- Rallo.
Una vez conocida la estructura del gobierno, ahora queda lo importante: los nombres
Todavía siguen de negociaciones para terminar de dar con los nombres que conformarán el gobierno del tripartito
Las negociaciones del tripartito CPM-PSOE-Cs aún no han alumbrado un Gobierno
La última filtración llegó anoche mismo y apuntaba a que Aberchán y su equipo negociador se había levantado de la mesa y abandonado la negociación dado que su solicitud de que se tenga en cuenta en el futuro Gobierno el peso de CPM no se cumplía
0,3125