www.melillahoy.es
Melilla Hoy 23/10/2017    18 de junio de 2019

Editorial

Cómo entran los Menas en Melilla
Viendo esta fotografía facilitadas por melillenses que atraviesan con asiduidad los puestos fronterizos que separan nuestra ciudad de Marruecos se puede entender que los menores extranjeros no acompañados (Menas) son capaces de hacer cualquier cosa con tal de lograr su propósito de pasar a Melilla.

Carta del Editor

 Las fronteras



Las fronteras de Melilla con Marruecos funcionan bien. Las fronteras de Melilla con Marruecos funcionan mal. Son, evidentemente, dos conceptos antagónicos. Son lo opuesto, lo contrario, lo que no puede coexistir en el mismo tiempo y sobre la misma cosa. Una de las dos afirmaciones tiene que ser verdad y la otra mentira, que se define como lo contrapuesto a la verdad. Y si, como decía Platón, la verdad nos hará libres, aún admitiendo que puede no haber verdades absolutas, la razón y el pragmatismo nos obligan a pronunciarnos sobre el importante hecho, para nuestra ciudad, de si las fronteras funcionan bien o mal, e incluso sobre si funcionan mejor o peor que antes, rechazando de plano que puede ser que ambas cosas -el bien y el mal fronterizo- coexistan simultáneamente, como no pueden coexistir la verdad y la mentira.
Las fronteras
Aunque las mayorías no siempre tienen razón, en este espinoso caso de la frontera me parece claro que, si los que utilizan las fronteras por obligación o por lo que sea, opinan casi por unanimidad que funcionan mal, es que funcionan mal. Además, eso se nota, se palpa, en la ciudad: económicamente Melilla está mal, eso es inocultable y así no se puede seguir. Y mientras Melilla siga teniendo el tipo de economía que tiene -casi todo público o dependiente de lo público- el imprescindible cambio no se va a poder producir.

El gesto de la Peña Real Madrid en el derbi con la Peña Barcelonista de la División de Honor Juvenil de Fútbol Sala interpretando el himno nacional fue de mal gusto. No venía a cuento, máxime porque todos los jugadores del equipo azulgrana son melillenses, y además ni son independentistas ni son catalanes, es decir son deportistas y la política poco o nada les importa

Carta del Editor

Bofetada del Gobierno alemán al español

Bofetada del Gobierno alemán al español
Pero lo que resultaría ya más que incomprensible para la mayoría de los españoles es que el Gobierno español permanezca impasible e inactivo ante lo que ha protagonizado el Gobierno alemán, por mucho que este se pueda escudar en la "independencia judicial" y algún representante del Gobierno español insista en la manida, falsa, torpe frase de que "respetan lo que dice cualquier justicia".
Sorprende esta querella de CpM. Primero, por el hecho de que se vaya a presentar siete meses y medio después de los hechos ocurridos. Y después, porque ha recurrido al mediático abogado Gonzalo Boye, que es quien defiende a de dos ex consejeros de la Generalitat de Cataluña, Meritxell Serret y Antoni Comín, que huyeron de la Justicia española, rumbo a Bélgica, junto al ex presidente Carles Puigdemont
Si comparamos los aumentos del resto de autonomías con el escueto 2% de Melilla, tenemos razones para decir que nos sabe a poco, por mucho que vengamos de un aumento del 15,13% del año pasado, que por otra parte, es bajo respecto a los incrementos que el Gobierno ha destinado a la mayor parte de las comunidades en 2018
Melilla tiene futuro, pero lo deseable es que lo podamos buscar entre todos los que somos de esta tierra sin que muchos, cada vez más año tras año, tengan que coger las maletas para encontrar una oportunidad que aquí se les niega o no encuentran
La ausencia de buena parte de la población no ha hecho mella en las calles durante las procesiones, que se han convertido en un lugar de encuentro y recogimiento para quienes se han quedado, logrando entre todos que esta Semana Santa brille como nunca y ni siquiera pequeños incidentes que no han trascendido hayan logrado empañarla

Carta del Editor

Elecciones locales y Semana Santa
"¿Ustedes se creen que en España el narcotráfico no corrompe a ningún juez ni a ningún político? Pues están muy equivocados" (F. Jiménez Losantos, el lunes 19 de abril). No son solo jueces y políticos los corrompidos por el narcotráfico, es la sociedad entera la que corre ese potencial peligro. La capacidad letal que tiene el narcotráfico para las democracias es enorme, aunque no demasiado conocida, porque ya se preocupan los narcos y los por ellos manejados de que así sea. Así se encargan, también, la mayoría de los periodistas, progres en general, de ocultar la inocultable catástrofe del socialismo del siglo XXI, especialmente del socialismo español y su variante (o al contrario) podemita, el comunismo más rancio (según Jiménez Losantos, cada día más desatado), así actúan los enemigos de la libertad que, inevitablemente, son también los enemigos de la democracia, o, como escribe Jean-Francoise Revel, "el odio socialista-comunista al progreso".
0,640625