www.melillahoy.es
Melilla Hoy 23/10/2017    23 de mayo de 2019

Opinión

De actualidad

Rafael Torres



Ni Julio Verne, que imaginó todo un viaje al centro de la Tierra, sería capaz de figurarse uno al centro de Pablo Casado. Y menos aún Franco Battiato, que al describir en una de sus canciones más célebres la necesidad y las ventajas de conquistar el "centro di gravitá permanente", no dejó resquicio por el que pudieran dirigirse las ocurrencias del PP de Casado durante la campaña, tan despendoladas y extremas, hacia ese centro maravilloso "che non mi faccia mai cambiare idea sulla cose, sulla gente".

La columna de Salido

Antonio Salido



A Florentino, ya le pedían su dimisión la pasada jornada en casa contra el “Geta” o Getafe. No le ha ganado a ninguno de los equipos modestos madrileños, a saber, Leganés, Getafe y el “Rayito”, como dice un buen amigo mío de la capital del Reino. El “salvador” ZZ, no ha ganado en su vuelta ni un solo encuentro fuera de casa, y mirad que ha movido el banquillo. En mi humilde opinión, éste “patriota” blanco comenzó a cavar su tumba o la de su Real, con el robo descarado del ex seleccionador de la roja (rojigualda para Abascal).

El rincón de Aranda

Juan J. Aranda


En la década de los años 40, en Melilla se construyeron algunos edificios públicos que hoy podemos admirar, y monumentos conmemorativos que entristecen y avergüenzan, como los nombres de calles que han figurado durante 40 años, y algunas aún permanecen inalterables, pese a la Ley de la Memoria Histórica, como la estatua del dictador a la entrada del Puerto.

Buenos días

Andrés Hernández

  • ¿Qué es para ti un presidente?
  • El presidente de un país, no es solo un ser humano. Come y defeca como un ser humano, pero es algo más que toda esa decrepitud que nos iguala y que hasta cierto punto nos avisa, de que todo tiene una perdida y una valoración.
Un presidente es la representación de la fuerza, la protección, la honestidad, la sinceridad, la equidad, el valor, la defensa, la hermandad, el ejemplo y la paternidad, de millones de seres humanos que confían en él, en su verdad, en su conocimiento y legalidad, para ser mejores y mejorar el hábitat que les concierne y les unifica.

Ventana nacional

Antonio Casado



En los dos grandes vuelcos del 28 de abril (Sánchez barre a Casado y Junqueras barre a Puigdemont), la moderación ganó a la crispación y el exceso. Fue el gran resorte movilizador del PSOE. En esa línea está ahora el anuncio de Moncloa: El presidente del Gobierno en funciones y candidato socialista a renovar su investidura parlamentaria, Pedro Sánchez, piensa convocar la semana que viene a los líderes de las otras tres grandes fuerzas de la política nacional.

Tribuna Pública

Plataforma de Empresarios de Melilla



Creo que lo primero es felicitarnos todos los españoles por haber ejercitado libre y democráticamente nuestro derecho al voto con una elevada participación y, lógicamente, felicitar a los que han conseguido la confianza de la mayoría de los votantes y que, desde ayer mismo, pasan a ser los representantes de la voluntad de todos los españoles sin distinción alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social como consagra nuestra actual Constitución.

La perspectiva de Nezar

Nezar S. Fernández



Desde hace un año más o menos que llevo enterándome por la prensa y otros medios audiovisuales, que hay algunos niños que se han suicidado y otros que han intentado suicidarse al no poder soportar el trato y la convivencia con el resto de sus compañeros de clase. El hecho de que un chico tenga quince años se enamore de una chica o viceversa y se quite la vida, me parece una tragedia. Pero es algo que entra dentro de connotaciones humanas puramente entendibles, por muy trágicas que sean. La violencia de género, que dimana de una pésima educación de género supremacista, es trágica pero comprensible. ETA, el terrorismo Takfiri, los intereses políticos que generan la guerra para obtener unos beneficios económicos determinados, es trágico pero comprensible.

El rincón de Aranda

José L. Blasco y Juan J. Aranda




17.11.1911. El General Aguilera Egea, que tomó el mando da las fuerzas poco después de haberse ocupado las posiciones de Talusit, acompañado de sus ayudantes, los oficiales de E. M. de la División, recorrió las posiciones ocupadas, en los puntos de mayor peligro, felicitando a las fuerzas recomendando a los soldados valor y puntería para hacer más efectivo el fuego contra el enemigo; y poco antes de obscurecer se retiraron dos compañías de cada uno de los Talusit, dirigiendo la retirada personalmente el General Aguilera. Poco después de empezar la retirada se abrió nuevamente el fuego de cañón y fusilería que continuó con menor intensidad. Al oscurecer se vieron muchas hogueras en los montes de Beni Said, Benin-Tuzin, Beni Ulised, Temansen y M'Talsa,

Buenos días

Andrés Hernández



Ese grito que se coreaba dándole la bienvenida a Sánchez como vencedor de las pasadas elecciones. Ese grito, repito, no deja de ser un grito viejo que procede de los años treinta del pasado siglo. Grito dado por una minoría resentida y partidista que considera, aunque la Política, en la alta y noble definición que la convoca, la manifiesta y la mantiene, no es otra cosa que un arma arrojadiza para satisfacer venganzas y no para establecer convivencias. Por desgracia en este país, aún quedan algunos opositores a esta asignatura. Por desgracia, pero no por suerte. Por suerte ya son menos, para dar paso a todos aquellos que opinan, y trabajan para todo lo contrario. Y que, en esta consulta popular, lo han dejado bien claro en la silenciosa pero firme y enérgica voz de las urnas.

El rincón de Aranda

Juan J. Aranda



Un antiguo colega de juventud, de mi estancia en Barcelona, me lo encontré hace unos días paseando con su esposa, en la céntrica plaza de la Constitución de Málaga. Después de los saludos de rigor, la señora, que dijo ser natural de Vélez Málaga, como su marido, a continuación, de sopetón, muy ufana me soltó que era simpatizante de ERC, e independentista catalana (¿?). Y también con osadía, y algo de desconocimiento, como una “gracia”, se atrevió a criticar burlonamente la forma de hablar que tenemos por estos lares, el mismo que ella usaba antes de empadronarse en Barcelona, como una humilde y honesta trabajadora del hogar, en la c/ Mayor de Gracia. El marido, con su mirada al suelo marmóreo de la céntrica plaza malagueña,
0,609375