www.melillahoy.es
Melilla Hoy 23/10/2017    11 de diciembre de 2018

Justicia

El juez decano valora positivamente que Justicia les retenga el dinero de la huelga: “nos legitiman”

Según Fernando Portillo, desde 2009 hay una discusión “estéril” acerca de si los jueces pueden o no hacer huelga. El Ejecutivo sostenía que no, y no retirarles el dinero era una manera de deslegitimarlos

El decano de los jueces en Melilla, Fernando Portillo, atendió a MELILLA HOY para valorar la medida del Ministerio de Justicia que, por primera vez desde que comenzaran las huelgas de jueces en 2009, les retendrá del sueldo el dinero correspondiente al día de huelga. Portillo recordó que esta era una petición expresa de las asociaciones de jueces y fiscales, y consideró que implica la legitimación del derecho a huelga de ambos colectivos, un derecho que en su día fue puesto en tela de juicio y ante el que los diferentes gobiernos han reaccionado “mirando a otro lado”. “Por fin, después de 10 años, esta medida legitima el derecho a huelga de los jueces”.
Los hechos tuvieron lugar en el Puerto Noray
Los hechos tuvieron lugar en el Puerto Noray

Un grupo de jóvenes rodeó a la víctima; le enseñaron un arma blanca y le dieron varios puñetazos. Una vez aturdido, le sustrajeron 120 euros y un teléfono móvil. La Guardia Civil pudo recuperar el teléfono

El 4 de noviembre de este mismo año, a altas horas de la madrugada, un joven sufrió un violento atraco en el Puerto Noray. Un grupo de personas lo rodeó y uno de los integrantes de dicho grupo, supuestamente el acusado, le enseñó un arma blanca y le propinó varios puñetazos con el ob jetivo de robarle dinero y el móvil. La Guardia Civil fue alertada por la víctima y dio con el acusado, quien tiene antecedentes, interviniéndole el móvil robado. Pese a que el denunciante no se ratificó en la vista, el Ministerio Fiscal consideró probados los hechos e interesó para el acusado una pena de 4,5 años y 900 euros de multa, por robo con violencia y lesiones, respectivamente.
El acusado se disponía a embarcar rumbo Almería
El acusado se disponía a embarcar rumbo Almería

El acusado se disponía a embarcar rumbo a Almería con su vehículo particular cuando los agentes del control localizaron la droga en un doble fondo, entre los asientos y el depósito de combustible

El 22 de diciembre de 2015, a las 10 de la mañana, un vehículo particular fue detenido en el control de la Guardia Civil previo al embarque en el buque de Trasmediterránea rumbo a Almería pra ser sometido a una inspección. Durante el registro, los agentes encontraron un total de más de 51Kg de hachís (droga valorada en más de 85.000 euros) ocultos en diversos paquetes ubicados en un doble fondo entre los asientos traseros y el depósito de combustible. El Ministerio Público pedía para el acusado 4 años y medio de prisión, si bien el reconocimiento de los hechos propició un mejor trato para él: 3,5 años y 160.000 euros de multa.
Los hechos tuvieron lugar en las inmediaciones de las Palmeras
Los hechos tuvieron lugar en las inmediaciones de las Palmeras

El acusado afirma que el denunciante fió el teléfono a cambio de droga, y que denunció cuando no fue capaz de recuperarlo

Sobre las 19h del 15 de febrero de 2014, un joven fue atracado en las inmediaciones del barrio de Las Palmeras. Según su versión, el acusado se aproximó a su coche esgrimiendo un cuchillo de grandes dimensiones y se llevó un móvil (valorado en 250 euros) del interior. El acusado niega los hechos y asegura que el denunciante frecuenta puntos de adquisición de drogas en la Cañada, y que dejó el móvil “fiado” a cambio de droga, no pudiendo recuperarlo después al presentarse allí sin dinero. El Ministerio Fiscal interesó para el acusado la imposición de una pena de 4 años de prisión por un delito de robo con violencia.
El Contencioso falla a favor de un soldado al que revocaron su exoneración de servicio
El soldado había pedido la aplicación de medidas de conciliación para cuidar de su hijo, menor de 1 año, pero el Coronel del RAMIX 32 se las revocó sin atender a la normativa vigente, según ha considerado el fallo del Tribunal.
Hospital Comarcal
Hospital Comarcal

Según la Asociación Española de Técnicos en Radiología, se está realizando una prestación irregular de servicios que es peligrosa para los pacientes

La Asociación Española de Técnicos en Radiología, Radioterapia y Medicina Nuclear (AETR) ha presentado una denuncia contra el Hospital Comarcalcon motivo de lo que consideran una prestación irregular de servicios, toda vez que el personal que está encargandose de la utilización con pacientes de los aparatos emisores de radiaciones ionizantes carece de la titulación necesaria para el desempeño de dicha labor. Desde la Asociación consideran que esta práctica pone en riesgo a los pacientes.
Los hechos ocurrieron en la calle General Astilleros
Los hechos ocurrieron en la calle General Astilleros

Aunque en principio lograron huir, los acusados terminaron siendo localizados por la Policía; llevaban las manos llenas de polvo y se les intervino una herramienta pequeña

En la madrugada del 28 de agosto de 2015 un vecino de General Astilleros dio aviso a la Policía de que había dos individuos practicando un butrón en la pared de uno de los edificios colindantes, pared tras la cual había un almacén comercial. Los acusados huyeron al percatarse de la presencia de los agentes, pero acabaron siendo interceptados minutos más tarde, con las manos llenas de polvo y portando una herramienta. El Ministerio Fiscal interesó para ambos acusados, que no se presentaron en la vista, la imposición de una pena de un año de prisión por un delito de robo con fuerza en grado de tentativa.
Los hechos tuvieron lugar en la calle General Villalba
Los hechos tuvieron lugar en la calle General Villalba

La víctima fue conducida a la parte de atrás de una pizzería, donde los dos agresores le derribaron de un puñetazo y le sustrajeron dinero, el móvil y una cadena de oro que llevaba

La madrugada del 24 de julio de 2011, un hombre fue asaltado por dos individuos en la calle General Villalba. Los agresores llamaron su atención con el pretexto de hacerle una poregunta, lo condujeron a la parte trasera de una pizzería y allí le propinaron un fuerte puñetazo, derribándolo y robándole todo cuanto de valor llevaba encima. El acusado fue señalado por la víctima en un reconocimiento fotográfico, y negó rotundamente haber participado en los hechos, alegando que se encontraba en su casa de Marruecos cuando ocurrieron. El Ministerio Fiscal interesó para el acusado la imposición de una pena de 3 años y 9 meses de prisión.
Centro de Salud de la Zona Centro
Centro de Salud de la Zona Centro

Los agentes acudieron en auxilio de los sanitarios, que les requirieron porque los acusados estaban increpándoles a voces

A mediados de agosto del pasado año, dos hombres, padre e hijo, protagonizaron un altercado en el centro de salud de la Zona Centro, a escasos metros de la Jefatura de Policía Nacional. Ambos individuos comenzaron a increpar al personal, que llamó a la Policía. Cuando los agentes se personaron en el lugar, lejos de cejar en su actitud, los acusados cargaron contra ellos, agrediéndoles y causándoles lesiones. El Ministerio Fiscal pedía inicialmente para ambos una pena de 2 años de prisión por un delito de atentado, si bienel reconocimiento de los hechos dejó la pena final en tan solo 6 meses de prisión.
Los hechos tuvieron lugar en las inmediaciones de Melilla la Vieja
Los hechos tuvieron lugar en las inmediaciones de Melilla la Vieja

El joven, que se provocó una aparatosa herida, dijo que lo hizo porque estaba borracho y enfadado, y que no pretendía robar nada

En la madrugada del 27 de julio de 2017, un vehículo estacionado en la Avenida General Macías sufrió la rotura de un cristal. Una patrulla de paisano presenció cómo el acusado, un joven melillense, se introducía en el coche para presuntamente robar en su interior. El joven, que se había provocado una aparatosa herida en el brazo al romper la ventanilla, afirmó que rompió el cristal porque estaba “borracho y enfadado”, no porque pretendiera robar nada. El Ministerio Fiscal interesó para él la imposición de una pena de un año de prisión por un delito de robo con fuerza en las cosas, en grado de tentativa. La defensa pidió la absolución.
0,25